Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE seguirá el rastro a los pasajeros de zonas de riesgo

La UE considera que, para evitar la "seria amenaza" que supone la neumonía asiática, los países miembros de la UE deben garantizar "el control de los viajeros internacionales procedentes o en tránsito de las zonas de riesgo". Los ministros de Sanidad, reunidos ayer en Bruselas con carácter extraordinario sobre el SARS (las siglas en inglés de la neumonía asiática), tras rechazar la propuesta italiana de que se sometiese a control a los pasajeros de todos los países con la enfermedad, acordaron garantizar la trazabilidad de los pasajeros procedentes de las zonas declaradas de riesgo por la OMS -como algunas partes de China, Toronto, y Singapur-. Esto supone seguirles el rastro durante dos semanas por si alguno presenta algún síntoma y homologar tales controles en el espacio Schengen (los países de la UE menos Irlanda y Reino Unido, más Noruega e Islandia).

Según el comisario de Sanidad, David Byrne, los controles más eficaces son los que se realizan a la salida de los pasajeros, no a la llegada, y no todos los países siguen las mismas normas ni todas las compañías aéreas realizan la misma labor. Algunas hacen una labor exhaustiva de control y seguimiento de los pasajeros procedentes de las zonas de riesgo. "De aquí al próximo Consejo de Ministros del 2 de junio queremos ver cómo están funcionando las compañías", dijo Byrne, que admitió desconocer el número de pasajeros que llegan ahora a Europa desde dichas zonas.

La ministra española de Sanidad, Ana Pastor, puso a disposición de la UE el Instituto Carlos III como centro de referencia, y dijo que España ha realizado ya 9.000 controles de 64 aviones y 78 buques.

La directora de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Gro Harlem Brundtland, que asistió al Consejo de Ministros, dijo que aún no se tiene una visión completa del síndrome y que le extrañaría mucho que la Unión Europea tuviera dificultades en afrontar una amenaza como ésta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de mayo de 2003