Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China prevé que la neumonía cause más daño económico que la crisis asiática de 1997

Motorola cierra su sede en Pekín y 48 multinacionales prohíben viajar a sus ejecutivos

La neumonía atípica tendrá un mayor impacto en la economía china que la crisis financiera que sacudió Asia en 1997, según la Oficina Nacional de Estadísticas de China. El efecto sobre el turismo, el comercio y la inversión va a suponer un fuerte golpe, según este organismo. El grupo estadounidense de electrónica Motorola ha cerrado su sede en Pekín después de que uno de sus 1.000 empleados enfermara. Los responsables chinos constatan con pesimismo que una de las principales víctimas de la actual epidemia está siendo precisamente la demanda interna.

China sorteó la crisis asiática de 1997. El PIB creció un 8,8% aquel año, aunque el golpe impidió llegar al 8% previsto en 1998. La situación ahora es diferente, según dijo ayer Zhang Zhongliang, investigador de la Oficina Nacional de Estadísticas, en el diario China Daily: "El impacto del SARS (síndrome respiratorio agudo grave) será más duradero que el de una simple crisis económica". El investigador afirma que China ha pasado a ser vista como "área de enfermedades epidémicas a los ojos de algunos países y organizaciones". Desde que estalló la neumonía, se han suspendido decenas de ferias y eventos deportivos y culturales, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha aconsejado que no se viaje a algunas zonas.

Según un estudio de la oficina estadística, las 48 multinacionales consultadas aseguraron que han prohibido viajar a sus directivos a China y que su actividad se ha visto afectada. Zhang afirma que la neumonía ha cambiado los hábitos de consumo, con el consiguiente efecto sobre el sector de servicios, uno de los que absorben más mano de obra emigrada del campo. Además, el absentismo laboral, por temor a la epidemia, va a provocar una caída de la producción.

Peligro de bancarrota

"Si la situación no se corrige rápidamente, las empresas se verán ante la dura elección de recortar salarios, plantilla o incluso ir a la bancarrota", asegura el experto, que añade que, de momento, no hay ningún análisis ni cuantifi-cación disponible del impacto de la epidemia. La economía china aumentó un 8% el año pasado y un 9,9% en el primer trimestre de éste. El banco de negocios Citigroup ha reducido la previsión de crecimiento para 2003 del 7,6% al 6,7%.

Un ejemplo trascendió ayer. Motorola, el segundo mayor fabricante de móviles del mundo, cerró el pasado 29 de abril su sede en Pekín, después de que uno de sus empleados contrajera la neumonía. Las 1.000 personas afectadas por la medida están trabajando desde casa, según la compañía. Motorola prevé reabrir el próximo lunes. La capital registró ayer 70 nuevos infectados y cuatro muertes, lo que eleva los totales a 1.960 y 107 respectivamente; tan sólo 134 personas han sido dadas de alta.

Pese a que el Gobierno municipal asegura que la epidemia ha tocado techo y los medios de comunicación chinos están lanzando los últimos días ese mensaje tranquilizador, la OMS replicó ayer que es demasiado pronto. "Aún no hemos visto el pico de la epidemia", dijo en Bruselas Gro Harlem Brundtland, directora general de la OMS.

Cientos de médicos y enfermeras han abandonado sus puestos en los hospitales de Pekín por miedo a contagiarse, pese a la promesa de un aumento de sueldo, según el diario local Youth Daily, informa Efe.

La ministra de Sanidad, Wu Yi, afirmó ayer por teléfono a su homólogo estadounidense, Tommy Thompson, que la situación en China "sigue siendo grave", el mismo mensaje que transmitió el día anterior el primer ministro, Wen Jiabao. Las voces de cal y arena del Gobierno han llevado a algunos pequineses a quitarse la mascarilla por la calle. Se están acostumbrando a convivir con esta situación, pese a que la OMS ha recordado que no hay que bajar la guardia. China ha registrado 4.409 infectados y 214 muertos, de los cuales 138 y ocho, respectivamente, ayer. En Haidian, el distrito que más casos tiene de la capital, más de 30.000 inspectores recorren el barrio para detectar infectados.

Yuen Kwok Yung, director deMicrobiología de la Universidad de Hong Kong, ha asegurado que "el del SARS es sin duda un virus que existe en determinadas especies salvajes". "La adopción de mataderos centrales y dejar de comer determinados animales salvajes son la clave para evitar futuras epidemias como la neumonía atípica". Hong Kong anunció ayer nueve afectados y seis fallecidos, sobre unos totales de 1.646 y 193, respectivamente. En el mundo ha habido 478 muertes y 6.727 casos, de los que se ha dado de alta a 2.826.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de mayo de 2003