Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno autónomo media en el conflicto entre 'bateeiros' y 'percebeiros'

Santiago de Compostela

El regreso a las faenas en el sur de Galicia ha abierto un conflicto entre bateeiros (productores de mejillón) y percebeiros. La Xunta ha autorizado a los mejilloneros de las Rías Bajas a que se desplacen a la Costa da Morte, donde la pesca y el marisqueo aún están prohibidos por la persistencia de la marea negra, para recoger mejilla, la cría que luego siembran en las cuerdas de sus bateas. Los bateeiros se aprovisionan de la mejilla en las rocas donde hay percebe, cuya captura está prohibida. Y los percebeiros se sienten agraviados por lo que interpretan como trato discriminatorio. En Carnota o Fisterra se han enfrentado a los mejilloneros para impedirles recojer la cría.

"La situación es grotesca", protesta el alcalde de Carnota, Xosé Manuel García. "Están llevándose la mejilla de las mismas rocas donde marineros y voluntarios aún están limpiando. Y al recoger la cría del mejillón, también arrancan algunos percebes. Yo no sé si esto se puede admitir desde el punto de vista de la salud pública".

La Xunta sostiene que no hay peligro porque antes de que el mejillón llegue al mercado la cría aún permanecerá casi un año en aguas limpias. "Y la mejilla hay que recogerla, porque si no los bateeiros perderán la próxima campaña", aduce el consejero de Pesca, Enrique López Veiga. El Gobierno autónomo ha mediado en el conflicto y, por ahora, ha suspendido la recogida de mejilla en el área de Fisterra hasta el 17 de febrero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de febrero de 2003