Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Movilización de la Unión Europea para evitar las mareas negras | CATÁSTROFE ECOLÓGICA EN GALICIA

La UE adelanta a 2004 la obligación de doble casco para los viejos petroleros que lleven fuel

Los Quince asumen el acuerdo de España y Francia para alejar a los buques con cargas peligrosas

La Unión Europea adoptó ayer medidas más exigentes para tratar de evitar en adelante mareas negras como la del Prestige. Los ministros de Transportes de los Quince, en un "ejercicio de solidaridad" que España agradeció, aprobaron por unanimidad una batería de medidas que vienen a extender el acuerdo hispano-francés de la semana pasada a todos los países de la UE. Cualquier barco que transporte sustancias peligrosas podrá ser alejado de las costas más allá de las 200 millas, y los petroleros de casco simple cargados con fuel pesado, como el Prestige, o con brea, bitumen y crudo pesado verán cerrado el paso a los puertos y zonas de fondeo europeos antes de mediados del próximo año. Grecia, Reino Unido y Holanda, los tres países que mantenían más reservas contra los acuerdos finalmente alcanzados ayer, terminaron por retirarlas tras una dura negociación en el Consejo de Ministros.

Estos tres países, y especialmente Holanda, expresaron su temor a que los acuerdos pongan en riesgo el aprovisionamiento de crudo de la UE, adonde el 90% llega a través del mar. La comisaria de Transportes, Loyola de Palacio, aseguró, sin embargo, que no hay tal riesgo porque el transporte del fuel pesado, la brea, el crudo pesado y el bitumen (o betún) supone en total sólo el 15% del transporte total de crudo.

Esos países, y sobre todo Holanda, temen también que la nueva normativa suponga un desembolso excesivo para la industria, que deberá ahora renovar gran parte de su flota. A este respecto, Bruselas aduce que ya el 51% de los petroleros que transitan por Europa usan doble casco y que la producción de estos barcos se ha multiplicado, por lo que en 2007 esa proporción quizá sea ya del 75%.

Tanto España como la Comisión Europea se mostraron ayer exultantes. El acuerdo hispano-francés permite alejar a los barcos peligrosos de las costas, pero no puede impedir el paso a los que tengan por destino un puerto español, francés o europeo. El subsecretario español de Fomento, Adolfo Menéndez, aseguró que esto es así porque no hay ahora "sustrato legal" suficiente para impedirlo. Las medidas aprobadas ayer permiten a España, y al resto de países de la UE, aprobar una norma en este sentido en pocos meses -quizá antes del verano- para cerrar el paso a los barcos monocasco cargados con crudo pesado.

La legislación internacional sobre los estrechos no permitirá a España alejar del todo a los barcos-basura de sus costas, pues siempre podrán circular hacia el norte de África, por ejemplo, a través del estrecho de Gibraltar. "Este asunto", explicó De Palacio, "hay que tratarlo a nivel internacional, pero el hecho de que hayamos incluido la negociación inmediata con los países candidatos a entrar en la UE y con Rusia para que se adapten a nuestras mismas reglas disminuirá enormemente ese tipo de tráfico".

En los borradores de conclusiones de este Consejo de Ministros europeo se hablaba siempre de fuel pesado, el mismo producto que transportaba el Prestige. A primera hora de la mañana de ayer, España amplió la lista de sustancias que deben ser transportadas en doble casco e incluyó la brea, el bitumen y el crudo pesado, lo que dio alas a Holanda para insistir en el problema que eso plantea para el aprovisionamiento.

"Creo que los acuerdos adoptados", dijo el ministro danés de Economía y Comercio, "es un claro mensaje político de que Europa no está dispuesta a tolerar más catástrofes como la del Prestige. Las principales medidas contenidas en el documento aprobado ayer son las siguientes:

Retirada inmediata de viejos petroleros. Sea cual sea el tipo de crudo que transporten, los petroleros de un solo casco y de más de 15 años quedan prohibidos. La propuesta que haga en este sentido la Comisión Europea para poner en marcha tal prohibición debe estar lista antes del próximo mes de julio.

Rechazo en los puertos. Los petroleros de un solo casco cargados con fuel pesado, bitumen, brea y crudo pesado podrán ser rechazados de los puertos, terminales y zonas de fondeo europeos. Bruselas negociará con Rusia y los países candidatos para sumarles a tal acuerdo.

Inspeccionar a los más peligrosos. Los inspectores deberán seleccionar siempre a los barcos más peligrosos y no sólo a un 25% de forma aleatoria como ahora. Tal medida debe tomarse "preferiblemente antes del 1 de enero de 2003".

Barcos en tránsito. Para más adelante, y a la espera de nuevas propuestas de la Comisión Europea, la UE pretende incluir en esas inspecciones obligatorias a los barcos en tránsito por aguas comerciales europeas y reducir los intervalos de los controles de un año a seis meses.

Puertos de refugio. Los países de la UE deben establecer "no más tarde del 1 de julio del 2003" puertos de refugio para barcos en dificultades. Bruselas examinará las posibles compensaciones financieras para ellos.

Fuera de las aguas europeas. Los países miembros son invitados a controlar y "posiblemente limitar de una forma no discriminatoria el tráfico de navíos que transporten mercancías peligrosas y contaminantes hasta a 200 millas de sus costas".

Mil millones de fondo para indemnizaciones. La UE aceptó la propuesta rechazada en ocasiones anteriores de negociar en el IMO (la Organización Marítima Internacional en sus siglas inglesas) el aumento del monto del fondo para hidrocarburos que tienen las petroleras a 1.000 millones de euros -ahora se limita a 200 millones de dólares-. Se desea que el nuevo fondo esté disponible para finales de 2003.

Combatir el desastre ecológico. La UE quiere que la industria invierta en prevenir mareas negras. Para ello piden un mecanismo común mediante el cual las compañías petroleras, los armadores, los fletadores y las aseguradoras adopten medidas para prevenir y "combatir eficazmente los posibles desastres ecológicos como los causados por el Erika y el Prestige".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de diciembre de 2002