Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Movilización de la Unión Europea para evitar las mareas negras | CATÁSTROFE ECOLÓGICA EN GALICIA

Álvarez-Cascos: "Éste es el Chernóbil español"

El ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, reclamó con éxito a sus homólogos europeos la adopción de medidas preventivas para evitar o paliar mareas negras al grito de "el Prestige es el Chernóbil español". "Sí, lo he dicho esta mañana al hilo de mi intervención en el sentido de que la UE está invirtiendo mucho dinero en medidas preventivas en las centrales nucleares del Este y que se debe trabajar de forma similar en accidentes como el del Prestige porque, efectivamente, éste es nuestro Chernóbil".

Álvarez-Cascos aseguró haber conseguido la aprobación de un punto importante a este respecto y que emplaza a toda la UE a dotarse de los medios necesarios para afrontar las amenazas medioambientales, como por ejemplo las que suponen barcos de remolque o de recogida de crudo, y a mejorar la cooperación para paliar las mareas negras. "Se trataba de un compromiso con el medio ambiente", añadió el subsecretario de Fomento, Adolfo Menéndez.

El presidente del Grupo Socialista en la Eurocámara, Enrique Barón, respondió ayer a Álvarez-Cascos que, si se trata del Chernóbil español, "fue el propio ministro el que apretó el botón". Barón afirmó que en el curso de una cena varios asistentes escucharon al ministro de Fomento ordenar a gritos por su teléfono móvil que el Prestige fuera alejado de la costa. "Ahora, los daños afectarán a Galicia, la costa cantábrica, Francia y Portugal", subrayó Barón. Tanto Menéndez como Álvarez-Cascos aseguraron que, de haber aceptado la UE las primeras propuestas de la Comisión Europea, el Prestige no habría podido surcar en noviembre las aguas europeas. Algunas medidas adoptadas ayer podían haber estado en vigor en España si hubiera adelantado la transposición de tres directivas pendientes (ningún país de la UE, salvo Dinamarca, lo ha hecho todavía).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de diciembre de 2002