Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iberoamérica fotocopia 250.000 millones de páginas de libros al año

La reprografía ilegal causa anualmente en Europa 350 millones de euros de pérdidas

Liber 2002 inició ayer su primera jornada de trabajo con un ataque frontal a la piratería de libros y a la reprografía ilegal. Las cifras que facilitó el Grupo de Entidades de Derechos Reprográficos de Iberoamérica son impresionantes: en Iberoamérica se fotocopian al año 250.000 millones de páginas. En España, la cifra roza los 5.000 millones. "La manta a nosotros nos la ponen las universidades y la Administración", dijo Federico Ibáñez, vicepresidente de CEDRO.

El Grupo de Entidades de Derechos Reprográficos de Iberoamérica (GEDRI), que agrupa a asociaciones de España, Brasil, México, Costa Rica, Colombia, Ecuador y Argentina, dio a conocer ayer las últimas cifras que tienen sobre el fenómeno de las fotocopias ilegales. "La crisis económica y los nuevos usos tecnológicos ha agravado el problema", afirmó, en conferencia de prensa, la presidenta del Grupo Interamericano de Editores, Ana María Cabanellas. El GEDRI nació hace dos años impulsado por CEDRO y las asociaciones de derechos reprográficos de Brasil, que preside Alfredo Weiszflog, y México.

Se calcula, según GEDRI, que en Iberoamérica se fotopian cada años 250.000 páginas de libros, de las cuales 50.000 están protegidas por derechos de autor. Las reproducciones de material protegido que se realizan en la región anualmente equivalen a la fotocopia de 250 millones de libros. En España, por su parte, según el último estudio realizado por el Centro Español de Derechos Reprográficos (CEDRO), de los 26.352 millones de páginas que se reproducen al año, 4.812 millones son de material protegido. Esto supone que en España se fotocopia anualmente, de forma ilegal, el equivalente a 24 millones de libros".

En Europa sigue siendo difícil de erradicar la reprografía ilegal, que supone unas pérdidas anuales de 350 millones de euros, afirmó Ibáñez. En España los principales generadores de fotocopias ilegales son las universidades y la Administración. CEDRO ha dado licencias de fotocopias a 500 bibliotecas y universidades, pero "en España hay 3.800 bibliotecas públicas", recordó Ibáñez. Por estos conceptos la entidad recaudó el años pasado 750.000 euros para los autores.

El presidente de CEDRO, Juan Mollá, se lamentó de que exista una mayor sensibilidad hacía la piratería musical que a la de libros.

Si el problema de la reprografía ilegal es grave, el de la piratería, "los libros clones", según dijo Cabanellas, es aún peor en Iberoamérica. Ibáñez dio algunos datos: El Salvador exporta libros pirata, Bolivia tiene una feria del libro pirata y en Perú el 70% de los libros que se compran son ediciones piratas.

El escritor argentino Rodrigo Fresán y el español Pedro Zarraluqui, que también asistieron a la rueda de prensa, estuvieron totalmente de acuerdo. "La cesión de derechos siempre debe ser temporal. Los escritores nos hipotecamos la vida para poder producir una obra. Sea o no bueno el resultado, es un esfuerzo y un compromiso enorme", dijo Zarraluqui. Fresán contó una anécdota significativa: "Un día me llamó mi editor muy contento para decirme que uno de mis libros iba ser usado como libro de texto para determinada materia en la Universidad de la Plata. El día que fui a hablar con los alumnos me encontré en el quiosco de la universidad el libro fotocopiado en un horrible formato apaisado. Se lo dije al rector y me contestó que lo importante era que me leyeran".

Por otra parte, representantes de la Feria del Libro de Guadalajara (FIL) presentaron también ayer en Liber el programa de la edición 2002, que se celebrará del 30 de noviembre al 2 de diciembre próximos. Y anunciaron la presencia en Guadalajara de Gabriel García Márquez y Arturo Pérez-Reverte, que dialogarán con estudiantes. Además, la feria mexicana convoca este año por primera vez un Foro Internacional de Editores. El director de la FIL, Raúl Padilla, anunció que el premio al Mérito Editorial ha sido concedido a Jorge Herralde, editor de Anagrama.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de octubre de 2002