Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE da marcha atrás en su decisión de financiar los ensayos con células madre

Catorce países están de acuerdo en una moratoria que desbloquea el Programa Marco

La presidencia danesa de la UE ha propuesto a los países miembros que no se financien con fondos comunitarios investigaciones con células madre embrionarias humanas durante al menos un año, con el fin de desbloquear la puesta en marcha del cuatrienal VI Programa Marco de Investigación, dotado con 17.500 millones de euros. La moratoria se aplicaría desde enero de 2003 a enero de 2004, con la probable excepción de los proyectos ya en marcha, basados en líneas celulares ya establecidas o importadas, como el del consorcio en el que está el español Bernat Soria.

A la propuesta danesa de moratoria, que se presenta ahora como la única solución, aunque temporal, a los reparos éticos puestos por algunos países a estas investigaciones, se opone, sin embargo, Italia, confirmó ayer a este periódico un portavoz danés. Esto supone un nuevo retraso en la salida del atolladero en que se encuentra el programa marco, ya que Italia, que no quiere que se financien estas investigaciones con fondos comunitarios, exige, sin embargo, para discutir la propuesta de moratoria una reunión al nivel ministerial no prevista, cuando Dinamarca primero sugirió un mero compromiso por escrito y ahora espera llegar a un acuerdo en una reunión informal que tendrá lugar el 6 de setiembre.

En todo caso, este compromiso, que tiene el apoyo del resto de los Quince, supone una marcha atrás respecto a la aparente postura común de financiar estas investigaciones alcanzada en mayo pasado por el Parlamento y la Comisión europeos tras un largo periodo de negociación, cuyos últimos meses transcurrieron durante la presidencia española.

Postura española

España, que durante su periodo presidencial se mostró neutral, se ha decantado ahora por la oposición a que se financien con fondos comunitarios estas investigaciones, no autorizadas en España y acepta la solución de la moratoria junto con otros países opositores como Alemania, Austria, Italia, Irlanda y, recientemente, Francia. Países favorables a estas investigaciones han aceptado igualmente la moratoria para conseguir poner en marcha el programa marco en la fecha prevista, el 1 de enero de 2003.

El ministro danés de Ciencia y Tecnología, Helge Sander, aunque se muestra optimista sobre la viabilidad burocrática de esta moratoria, no las tiene todas consigo, dado que se trata de algo insólito en los programas marco de investigación. La propuesta de moratoria se incluiría en el texto final del VI Programa Marco como una declaración del consejo de ministros apoyada por la comisión.

La presidencia danesa recuerda en un comunicado que, aunque la investigación con células madre supone una parte muy pequeña cuantitativamente del VI Programa Marco, el compromiso en este tema sensible es una condición necesaria para su aprobación. Sander cree que se ha encontrado al fin una fórmula que suscitará un amplio consenso y recuerda que corre mucha prisa acabar con el fleco pendiente de aprobación: 'Con esta propuesta de compromiso, la presidencia danesa persigue el objetivo final de alcanzar el acuerdo final más amplio posible sobre los Programas Específicos dentro del VI Programa Marco y aprobarlos lo antes posible. Su aprobación ya va retrasada [respecto a los plazos puestos por la Cumbre de Barcelona]'.

Durante la moratoria, se estudiarán las posibles normas a implantar el 31 de diciembre de 2003 para la vigilancia bioética de las investigaciones relacionadas con el uso de embriones humanos y células madres embrionarias humanas y para ello en septiembre de 2003 el Consejo de ministros estudiará nuevamente el tema, pero nadie sabe si se mantendrá la moratoria más allá del año. Lo que sí se mantiene desde el principio del programa marco es la prohibición de financiar investigaciones que tengan por objeto la clonación reproductiva humana, la modificación genética hereditaria o la creación de embriones humanos para la investigación o como fuente de células madre

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de agosto de 2002