Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hugo Chávez reúne a cientos de miles de seguidores en Caracas

El líder venezolano propone el desarme para evitar una guerra civil

Dos meses y medio después del golpe de Estado que le apartó durante 48 horas del poder, el presidente venezolano, Hugo Chávez, ha vuelto a las calles de Caracas para demostrar su fuerza con un baño de multitudes.

Durante el acto, Chávez ratificó su disposición al diálogo, propuso un desarme nacional para evitar una guerra civil e instó a la oposición a usar medios constitucionales para desalojarle del poder. Sus seguidores convocaron a los barrios populares de Caracas y trajeron autobuses de la provincia para llenar la céntrica avenida Bolívar de la capital y ratificar su respaldo al mandatario en un ambiente festivo después de la intentona golpista del 11 de abril. En su mitin, Chávez reconoció tener adversarios, pero les advirtió de que no pensaran en derrocarlo porque le queda todavía más de un año en el poder.

Chávez aún controla todos los poderes públicos. Sin embargo, varios magistrados del Tribunal Supremo de Justicia y de la Asamblea Nacional le están dando la espalda ante las numerosas demandas que hace la oposición para enjuiciarlo por su presunta responsabilidad en la matanza de manifestantes el 11 de abril.

El presidente quiso demostrar, a tenor de los comentarios oficiales, que tiene mayor poder de convocatoria que la oposición, que apenas dos semanas antes había concentrado en el mismo escenario a unas 300.000 personas para pedir su dimisión. Sobre el golpe de Estado que le apartó del poder durante 48 horas en abril dijo: "Estuvimos en las puertas de una guerra civil". "El país marcha de nuevo hacia su estabilización política", aseguró, al tiempo que hizo un llamamiento "para que no creemos rumores".

Chávez instó, asimismo, a sus compatriotas a colaborar en un plan de desarme nacional, para evitar focos de violencia que puedan llevar a una guerra civil. "Propongo que hagamos un plan de desarme popular y que el que tenga un arma la entregue en acto público", afirmó el mandatario. Según versiones que circulan en los últimos meses en algunos medios de comunicación venezolanos, dos millones de armas han sido supuestamente repartidas por el Gobierno entre sus partidarios ante la posibilidad de que el presidente fuera desplazado del poder. "Las armas de la República no están en manos de los Círculos Bolivarianos [movimiento de apoyo al presidente], sino en manos del Ejército del pueblo", dijo.

El presidente también animó a la oposición a que se plantee seriamente la idea de trabajar para que, a partir del 19 de agosto de 2003, pueda celebrarse un referéndum sobre la revocación de su mandato presidencial, justo al cumplirse la mitad del mismo, según señala la vigente Constitución. "Si a mí me hacen un referéndum revocatorio y lo pierdo, me voy... y garantizo que aquí no habrá violencia", afirmó Chávez ante sus seguidores, a quienes exhortó a que trabajen para expulsar de las alcaldías y gobiernos regionales por el mismo procedimiento legal a aquellos cargos que se apoyaron en las filas bolivarianas para ser elegidos y luego se fueron a la oposición.

Por otro lado, Chávez expresó su satisfacción por la anunciada visita del ex presidente estadounidense Jimmy Carter a Venezuela, prevista entre los próximos días 6 y 10 de julio. En su programa dominical Aló, presidente, Chávez se mostró optimista tras las reuniones mantenidas por una delegación del Centro Carter que visitó Venezuela durante cuatro días.

La delegación del Centro Carter, encabezada por la directora del programa para las Américas, Jennifer MacCoy, culminó el sábado su visita a Venezuela y anunció la visita de Carter para "facilitar" el proceso de diálogo político. MacCoy resaltó la convicción democrática de los venezolanos, así como su "sólido respaldo a la resolución pacífica de las divisiones que hay en el país".

Unos 3.000 policías y soldados vigilaron la concentración del sábado en Caracas, informa France Presse. Se trata de la manifestación popular de apoyo a Chávez más importante desde el golpe militar fallido (entre el 11 y 14 de abril), informa Reuters.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de julio de 2002