Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INVESTIGACIÓN

La UE financia el proyecto con embriones de Bernat Soria que vetó el Gobierno

Bernat Soria, el científico más avanzado en el uso de células madre embrionarias para tratar la diabetes de tipo I, podrá sacar adelante con dinero europeo el proyecto que el Gobierno español le ha impedido realizar en su laboratorio de Alicante.

Bernat Soria, director del Instituto de Bioingeniería de la Universidad Miguel Hernández (Elche), consiguió hace dos años convertir células madre embrionarias de ratón en células pancreáticas productoras de insulina, y las utilizó para curar a los ratones la diabetes de tipo I. Desde hace más de un año es el científico mundial más avanzado en la aplicación de esa misma técnica a las células madre de embriones humanos, una línea experimental que, con los apoyos administrativos necesarios, podría entrar en fase de ensayo clínico en un plazo de tres o cinco años. Cada año se declaran en España 3.000 nuevos pacientes de diabetes de tipo I, casi todos niños y jóvenes.

Pero no es precisamente apoyo lo que Soria ha conseguido del Gobierno español, que en este asunto se ha alineado con los sectores religiosos y conservadores que consideran que un embrión de 10 días -poco más que una pelota de células indiferenciadas- es ya un ser humano, y por tanto no puede destruirse para obtener células madre. Esta postura se enfrenta a la inmensa mayoría de la comunidad científica internacional, que ve en las células madre embrionarias una enorme promesa para tratar no sólo la diabetes, sino muchas otras enfermedades ahora incurables.

Cuando los experimentos de Soria trascendieron, en julio del año pasado, el Ministerio de Sanidad abrió un expediente informativo al laboratorio, y el secretario general de Gestión y Cooperación Sanitaria de ese departamento, Rubén Moreno, comunicó repetidamente al científico y a su rector que trabajar con células madre embrionarias era 'una infracción grave'. Curiosamente, esas iniciativas intimidatorias no partieron de la ministra Celia Villalobos, que, según fuentes cercanas, apoya esas investigaciones.

Soria, que incluso disponía de la financiación internacional necesaria para seguir trabajando -incluida la mayor subvención que ha otorgado en su historia la Juvenile Diabetes Foundation de Nueva York, de unos 720.000 euros-, se vio forzado a buscar fórmulas para trasladar la línea experimental a países gobernados con criterios menos confesionales.

La fórmula que ha encontrado es establecer un consorcio entre ocho laboratorios: tres británicos (incluido uno del prestigioso King's College de Londres), dos alemanes, uno suizo, uno belga y su propio instituto de Elche, que Soria seguirá dirigiendo entre avión y avión.

'Hemos distribuido los experimentos según las legislaciones de cada país', explica el científico. La pieza clave son los laboratorios británicos, ya que ese país permite (y fomenta) la investigación con embriones humanos.El consorcio coordinado por Soria ha obtenido una financiación de 2,13 millones de euros de la Comisión Europea, tras lograr la aprobación de los comités científicos y éticos de Bruselas. El dinero no proviene del VI Programa Marco de Investigación, cuya aprobación final está todavía negociándose -con dificultades provenientes, precisamente, de las discrepancias de los distintos países sobre las células madre embrio-narias-, sino del actual V Programa Marco.

Hace tres semanas, Bruselas pidió a Bernat Soria que probara documentalmente que los experimentos estaban de acuerdo con las legislaciones de los países implicados en el consorcio, y así lo hizo el científico. El documento clave fue la aprobación de la Human Fertilisation and Embryology Authority, la autoridad británica en esta materia.

Por culpa de los retrasos provocados por el Gobierno español, Soria ha tenido que renunciar a los 720.000 euros de la Juvenile Diabetes Foundation. Esta asociación de pacientes va a colaborar con el Gobierno sueco en la financiación de un proyecto sobre células madre embrionarias, dotado con 31 millones de euros, y Bernat Soria ha sido uno de los tres científicos mundiales convocados para evaluar a los laboratorios aspirantes.

Ayer mismo concluyó un encierro que mantenían en Córdoba miembros de la Plataforma en Apoyo a Bernat Soria, que agrupa a padres de niños diabéticos para solicitar al Gobierno que autorice la investigación con células madre embrionarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de junio de 2002