Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
61ª FERIA DEL LIBRO DE MADRID

Los libros vuelven al Retiro madrileño

El Rey inauguró la tradicional cita que, hasta el 16 de junio, otorga el protagonismo a los lectores

El recorrido con el que el rey Juan Carlos inauguró ayer la Feria del Libro de Madrid duró un poco más de lo previsto. Así lo comentó la ministra de Cultura, Pilar del Castillo, durante una conversación improvisada con los periodistas al terminar el paseo. La atmósfera fue, desde luego, distendida. El Monarca se detuvo constantemente a saludar: a la multitud de niños que invadieron ayer el Retiro y a cuantos lograban salvar el escollo de los guardias de seguridad, y también departió con los responsables de las casetas donde la comitiva paró, interesándose por nuevos títulos y por las inquietudes de cada sector. Editores, libreros, instituciones: a lo largo de las 385 casetas que abrieron ayer en Madrid, hay libros para todos los gustos.

A veces parece que las cosas funcionaran regidas por un secreto mecanismo de relojería. Pocos minutos antes de las doce de la mañana, los vehículos oficiales llegaban al paseo de Coches del Retiro. Los guardias de circulación detenían el tráfico, los obreros de las obras cercanas dejaban de trabajar para observar desde lejos a las autoridades y la Feria del Libro de Madrid se ponía en marcha como un motor perfectamente engrasado que no produce ningún ruido.

La comitiva echó a andar bajo un sol abrasador. Completar el recorrido parecía una tarea titánica. No lo fue. Y es que ayer en el Retiro reinaba una atmófera confortable y relajada. El alcalde de Madrid, José María Álvarez de Manzano; Alberto Ruiz-Gallardón, presidente de la Comunidad; la ministra de Cultura, Pilar del Castillo, y Fernando de Lanzas, director general del Libro, acompañaron al Rey, junto a Fernando Valverde y Antonio Albarrán, las cabezas del equipo directivo de la feria. Más adelante se unirían a la comitiva Emiliano Martínez, presidente de la Federación de Gremios de Editores, y Víctor García de la Concha, director de la Real Academia Española.

Es difícil que haya novedades en los aspectos más técnicos de la feria. Este año las hay. Las casetas se cierran, esta vez, a través de persianas y, lo que es más importante, han incorporado unos pequeños toldos. Detalles acaso insignificantes, pero que el público agradecerá. Lo hará, sobre todo, cuando caiga el sol sin clemencia alguna o cuando la lluvia haga acto de presencia.

Por lo demás, las cosas se desarrollaron como todos los años. Está la comitiva que avanza, los guardias que la protegen, la legión de periodistas que hacen su trabajo con su imponente despliegue de cámaras fotográficas y de televisión, y la multitud de curiosos, dentro de la cual adquieren un notable protagonismo los niños y las pandillas de adolescentes.

Aplausos

Don Juan Carlos, con traje claro, fue generoso con cuantos llenaban el Retiro a lo largo de su recorrido, sobre todo con la chiquillada. Una niña de seis años proclamaba emocionada que el Rey la había rozado y señalaba orgullosa el rincón de su brazo donde se había obrado semejante prodigio. De cuando en cuando se escuchaba una salva espontánea de aplausos.

Especial interés suscitaron los libros que el Rey fue recibiendo en las distintas casetas en las que se detuvo. Ganó por goleada Luis Cernuda, como no podía ser de otra manera en el año de su centenario. En Visor, una de las primeras estaciones de su paseo, le obsequiaron una edición facsímil de Las nubes (además de la voluminosa Historia natural, de Cayo Plinio). La Residencia de Estudiantes le entregó el catálogo de la gran exposición que dedica al poeta sevillano, Alianza le regaló La realidad y el deseo y la Comunidad de Madrid, otro facsímil del poeta.

El caso es que el Rey tendrá de todo para leer en los próximos meses. En la caseta de Marcial Pons le regalaron libros de historia: La reina Juana, de Bethamy Aram, y El duque de Lerma, de Antonio Feros. En la de Santillana, un poco de todo: Los Ortega (Taurus), de José Ortega Spottorno; Malas (Aguilar), de Carmen Alborch; El vuelo de la reina, de Tomás Eloy Martínez, último Premio Alfaguara, y Mar y pino (Alfaguara Infantil), de Miliki. Unos metros antes de esta última caseta, dos actores disfrazados de Alatriste y Malatesta y una encapuchada que anunciaba la colección Próxima Parada, destinada a los más jóvenes, ponían un poco de color y teatralidad a la feria.

Una historia novelada del Coto de Doñana (en Rubiños); La nueva diplomacia rusa, de Ígor Ivanov (en Alianza); un volumen del duque de Berry; Flecha negra (Valdemar), de Stevenson; la colección del Ratón Pancho que edita Bruño; las obras completas de Valle-Inclán (en Espasa), o Los soldados de Salamina (Tusquets), de Javier Cercas, fueron otros de los títulos que se llevó don Juan Carlos.

En la caseta de las Publicaciones de la Guardia Civil fue obsequiado con el Reglamento que redactara el duque Ahumada cuando el cuerpo se fundó, y también se llevó títulos relacionados con sus aficiones náuticas. Un regalo especial, que les vendrá bien sobre todo a sus nietos, fue el facsímil del Ratón Pérez, el cuento original que Coloma escribió para Alfonso XIII, y que recibió en el Pabellón Infantil, última parada de un recorrido que terminó exactamente a las dos de la tarde.

Hasta llegar allí, el Rey fue conociendo el contenido de los distintos pabellones. El de Telemadrid, el de Telefónica, el de la ONCE, el del Libro Electrónico. En el recinto de Acnur, que rinde homenaje a diferentes escritoras que padecieron (y padecen) el exilio, firmó una dedicatoria especial: 'Para ayudar a las mujeres refugiadas, con un abrazo y sobre todo con mi afecto'.

Estuvo en el Pabellón Carmen Martín Gaite, en la Carpa de las Tertulias Literarias, en el recinto de la UNED. Otra novedad de este año es la presencia de los periódicos en la feria. EL PAÍS tiene una carpa instalada en el pasillo central, entre las casetas 165 y 170. El Libro de estilo de este diario ocupa el lugar central, y está acompañado de ejemplares de Babelia, y de postales y de marcalibros relacionados con este suplemento.

Fuente de conocimiento

Así que la Feria del Libro de Madrid ha echado a andar un año más. En los próximos días, un montón de actos volverán a darle el protagonismo al libro. Pilar del Castillo volvió a defender, en una breve conversación con un grupo de periodistas, la lectura como una fuente de conocimiento irreemplazable. Dijo que existen, efectivamente, muchos caminos para aprender, pero que no hay ninguno que ofrezca la riqueza que se produce cuando un lector se sumerge en los contenidos de un libro.

Preguntada por el carácter supuestamente local de la feria, que llena Madrid de libros, pero que acaso no tiene suficiente proyección exterior, la ministra fue rotunda. El libro, cada libro, rompe todas las fronteras, va siempre más allá de cualquier localismo, dijo. Y ésa es, desde luego, una verdad incuestionable. Vuelven los libros al Retiro madrileño y la ciudad se abre a los ecos que resuenan en todo el mundo.

Actos del día

- CARPA DE EL PAÍS. 12.00 a 14.00: Eduardo Haro. 19.00 a 21.00: Daniel Serrano. - PABELLÓN CARMEN MARTÍN GAITE. 11.30: Fallo del IV Premio Río Manzanares de novela. 13.00 a 14.00: Mesa redonda sobre El libro: papel, fetiche, un amigo. Con Carme Chacón, Alberto Corazón, Luis de Grandes, Inés Sabanés y Antonio Albert. 17.30 a 19.00: Manuel Rivas leerá algunos cuentos de su libro Las llamadas perdidas (Alfaguara). - CARPA DE TERTULIAS LITERARIAS. 12.00 a 14.00: Literatura y memoria. Con Félix Grande, Antonio Hernández, Eugenia Rico, Gonzalo Santonja, Alfons Cervera, Andrés Sorel y Antonio Gómez Rufo. 19.00 a 21.00: El género fantástico en el panorma literario español. Con Eduardo Vaquerizos, Luis G. Prado y Ramón Muñoz, entre otros. - PABELLÓN UNED. Inauguración del pabellón, con la participación de Alejandro Tiana, vicerrector de Innovación; Ana Mª Pérez, vicerrectora de Medios Impresos y Audiovisuales, y Antonio Albarrán, director de la Feria del Libro de Madrid. - CARPA FRANCISCO IBÁÑEZ. 12.00 a 14.00 y 18.00 a 20.00: Francisco Ibáñez firmará ejemplares de Mortadelo y Filemón Mundial 2000 y de toda su obra. - DESEMBARCO. 12.00 a 14.00 y 19.00 a 21.00: firmarán José María Merino, Almudena Grandes, Ian Gibson, Gustavo Martín Garzo, Álvaro Pombo, Juan Antonio Bardem, Fernando Trueba y Diego Galán, entre muchos otros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de junio de 2002

Más información