Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército ataca 85 posiciones de la guerrilla colombiana

Pastrana ordena atacar a las FARC en la que fue zona de distensión durante más de tres años

Colombia se despertó ayer sin proceso de paz con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), sin zona de distensión y con la certeza de que vendrán tiempos difíciles. El país vivió en vela la noche del miércoles al jueves. El presidente Andrés Pastrana anunció primero su decisión de poner fin al proceso de paz. Luego retiró el carácter político a las FARC, la organización insurgente. Poco después, la Fuerza Aérea comenzó la llamada Operación Tánatos: el bombardeo de la antigua zona de despeje, situada en el sur del país, que prepara el avance de 13.000 soldados.

Los objetivos fueron claros: pistas, campamentos, talleres mecánicos y depósitos de productos para el procesamiento de coca. Según el primer parte oficial de guerra, difundido ayer, las 85 posiciones estratégicas atacadas fueron destruidas en sucesivas oledas de bombardeos, con unas 200 salidas. Se trata de elementos construidos por la guerrilla en los 42.000 kilómetros cuadrados que sirvieron de escenario al intento de reconciliación, que duró tres años, cuatro meses y seis días.

'Manuel Marulanda, yo le di mi palabra y la cumplí. Usted asaltó mi buena fe y la de todo el pueblo colombiano', dijo en un discurso de 25 minutos un presidente cansado, abatido, al notificar por radio y televisión su decisión de poner fin a la que ha sido la bandera de su Administración, que termina el próximo 7 de agosto.

La determinación fue adoptada tras una larga reunión con los comandantes de las Fuerzas Armadas tras la última acción de las FARC contra el proceso de paz: el secuestro de un avión comercial y la captura de uno de sus pasajeros, el senador Jorge Eduardo Gechen Turbay, el miércoles en la mañana. 'Hoy se rebosó la copa de la indignación', dijo Pastrana. Desde un comienzo, el Gobierno calificó el acto de 'terrorista' y de 'muy grave'.

La noticia, aunque era previsible por la fragilidad del proceso, causó sorpresa. 'La ruptura fue sorpresiva', dijo el analista Alfredo Rangel, 'pero el Gobierno no tenía mayor margen de maniobra'. 'Tenemos que prepararnos para recibir golpes', agregó Rangel. Es el mismo temor que comparte el país entero, incluido el primer mandatario: 'Vienen tiempos difíciles, en los que se requerirá la unión de todo el país en torno a sus instituciones'.

De inmediato recibió el apoyo de candidatos presidenciales, partidos y organizaciones económicas. 'Sólo unidos venceremos', dijo el liberal Horacio Serpa, y el también liberal, aunque disidente, Álvaro Uribe, quien, con sus anuncios de 'mano dura', se ha ganado el favor de los electores al plantear un plan de emergencia contra el terrorismo que incluye ayuda internacional, el estado de excepción y el llamamiento a los reservistas del Ejército. Por su lado, el candidato conservador, Juan Camilo Restrepo, dijo que 'la decisión del presidente Pastrana es la acertada y no había otra alternativa'.

'No había manera de salvarlo', opinó desde EE UU José Manuel Vivanco, de Human Right Watch, al hablar de un proceso que se 'sostenía en la ilusión de la gente'.

Los guerrilleros no lo ven así: en un comunicado divulgado en su página en Internet insisten en su discurso gastado: acusan a la oligarquía y al Gobierno de romper 'de manera olímpica' el proceso de paz.

La angustia mayor la viven hoy los habitantes de los municipios de la zona de distensión. Aunque el primer mandatario les garantizó su seguridad, saben que la amenaza paramilitar pesa sobre ellos. En San Vicente del Caguán, epicentro del área de despeje, circula una lista de 30 personas señaladas por 'colaborar' con las FARC.

La suerte de los secuestrados por las FARC también preocupa: la ONU exigió su inmediata liberación. Al cierre de esta edición continuaban los bombardeos y se mantenía la prohibición a la prensa de entrar en la zona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de febrero de 2002