GUERRA CONTRA EL TERRORISMO

El Pentágono insistió en juzgar a Moussaoui en un tribunal militar

Virginia, Estado proclive a la pena capital, asume el caso del procesado por el 11-S

La decisión de juzgar por lo civil a Zacarías Moussaoui, ciudadano francés de origen marroquí de 33 años, el primer acusado por los atentados del 11 de septiembre, parece indicar que el Gobierno norteamericano ha optado por un uso restringido, al menos de momento, de los tribunales militares que creó hace unas semanas para enjuiciar a los miembros de Al Qaeda. Pero esto no aleja a Moussaoui de la pena de muerte.

A cambio de recurrir a una Corte federal, la Casa Blanca insistió en que el sospechoso no fuera juzgado en Nueva York, donde estaba ahora detenido, sino en Virginia, sede del Pentágono, un Estado mucho más favorable a la pena capital.

Más información

Moussaoui, que ha rechazado la protección consular de Francia, debía comparecer ayer en un tribunal de Manhattan para ser acusado oficialmente y luego trasladado a Virginia. La abogada del terrorista venezolano conocido por Carlos y El Chacal, anunció ayer que defenderá a Moussaoui, informa France Presse.

El Pentágono, informó ayer The New York Times, insistió durante semanas para convertirlo en el primer ejemplo de la nueva justicia militar. El propio fiscal general (ministro de Justicia) John Ashcroft declaró la semana pasada que los tribunales militares podrían servir tanto dentro como fuera de Estados Unidos. Paul Wolfowitz, el subsecretario de Defensa, aseguró ayer, sin embargo, que su departamento no fue consultado en el caso de Moussaoui.

Según el citado diario, el debate quedó finalmente zanjado cuando altos cargos del Departamento de Justicia consiguieron convencer a Ashcroft y a la Casa Blanca de la eficacia de un gran jurado federal (un grupo de unos 25 ciudadanos que examinan las pruebas criminales y deciden si los acusados deben o no ser sometidos a juicio).

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de diciembre de 2001.