Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda pide 14.000 millones más a Euskadi en la nueva financiación

La participación del Gobierno vasco en la UE complica el acuerdo

Las negociaciones sobre el sistema de financiación de Euskadi sufrieron ayer un parón sin perder la expectativa del acuerdo. La delegación vasca exigió participación en el consejo de ministros europeos de Economía (Ecofin). A su vez, hubo un acercamiento en las cifras del Cupo -dinero que recauda Euskadi y que devuelve a la Administración central en pago a los servicios no transferidos-. Tan sólo les separan 14.000 millones a ambas propuestas.

El propio ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, admitió, en la tarde de ayer, que los gobiernos central y vasco 'no están lejos del acuerdo' y atribuyó 'tan sólo a causas políticas' los obstáculos al mismo. El Gobierno vasco exige al central el cumplimiento del artículo 5, punto 3 de la aún vigente Ley del Concierto que señala: 'El Estado articulará los mecanismos necesarios que permitan la colaboración de los intereses del País Vasco en los acuerdos internacionales que incidan en la aplicación del presente Concierto Económico'.

La fórmula que la delegación vasca ha puesto sobre la mesa es la participación de Euskadi, sobre materias fiscales que le afecten, en el Ecofin y le parece insuficiente la mera participación, para adoptar posición, en la Conferencia sectorial de Asuntos Europeos. El Ejecutivo vasco señala, también, que aunque los plazos parlamentarios apremian para lograr que el uno de enero de 2002 entren en vigor el nuevo Concierto y nuevo Cupo, 'siempre hay fórmulas' sin necesidad de 'un acuerdo precipitado este fin de semana' como pretende Montoro.

Frente a estas cuestiones políticas en litigio, ya hay importantes acuerdos de fondo en la renovación del Concierto como del Cupo, la cifra a pagar por la comunidad vasca al Estado por los servicios de éste en Euskadi. En cuanto al Cupo, a las propuestas de ambas partes sólo les separan 14.000 millones frente a los 40.000 que les separaba al inicio de la negociación. El último Cupo a pagar por la comunidad vasca al Estado, el de 2001, fue de 174.224 millones de pesetas.

En cuanto al Concierto Económico, la comisión tributaria que integran técnicos de las administraciones central y vasca, redacta un texto consensuado. Entre los elementos ya acordados figuran la duración del Concierto Económico, que será indefinida, frente al límite temporal de veinte años que se puso al sistema de financiación que ahora concluye, y la adaptación de las instituciones del Concierto al pacto de paz fiscal (consistente en que las dos administraciones retiraban los recursos que habían presentado ante los tribunales), firmada en enero de 2000.

Junta arbitral

Asimismo, la Comisión Mixta de Cupo pasará a llamarse Comisión Mixta del Concierto; la Comisión de Evaluación Normativa analizará los proyectos de normas fiscales de ambas partes cuando alguno lo solicite, y la Junta Arbitral, compuesta por juristas de reconocido prestigio se convertirá en una instancia previa a la jurisdicción contencioso-administrativa en la resolución de conflictos. Estas instituciones tendrán por finalidad evitar la judicialización que sufrió el sistema de financiación de Euskadi en los años noventa.

También se han retocado aspectos más técnicos como los puntos de conexión de los impuestos, que establecen cómo y quién paga en cada Hacienda, y los impuestos indirectos.

La renovación del Concierto, a los veinte años de su vigencia, tiene un signo continuista. Ni el Gobierno central ni el vasco han querido aprovechar la negociación para cambiar profundamente el sistema de financiación. Una prueba de la expectativa de acuerdo la dió ayer el presidente de la patronal vasca, Confebask, Román Knorr, al decir que los temas pendientes deben resolverse con un 'pacto entre caballeros'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de noviembre de 2001