Cela repitió su discurso de Zacatecas de 1997, que era igual a otro de 1992

El Nobel recuperó el martes 13 párrafos de los 15 que leyó en México y en Andalucía

La percepción de Camilo José Cela sobre la lengua española permanece inalterada, cuando menos, desde 1992. El premio Nobel, de 85 años, repitió el martes, en la solemne inauguración del II Congreso Internacional de la Lengua Española, el mismo discurso que pronunció el 7 de abril de 1997 en la ciudad mexicana de Zacatecas durante la inauguración del I Congreso, tal como adelantó ayer el periódico El Día de Valladolid. De los 15 párrafos que tenía aquél, Cela utilizó 13 clavados, añadió uno (el relativo a los que se avergüenzan de hablar español) y suprimió otro (relativo a Aristóteles). Pero la fuente original venía de más lejos: ese mismo texto, con variaciones mínimas, ya fue leído por Cela en Sevilla en octubre de 1992.

Más información
Camilo José Cela califica de 'falacia' la acusación de plagio contra él
La juez cita a declarar a Cela el día 25 acusado de plagiar una novela
El juez estima que la denuncia contra Cela por plagio tiene fundamento

Cela no cobró por su discurso del martes -la organización aclaró que los participantes en la sesión inaugural no perciben retribuciones, a diferencia de los ponentes y panelistas-, que fue publicado en forma de artículo ese mismo día por Abc. Lo único nuevo respecto al que leyó en Zacatecas eran las diatribas contra 'los que se avergüenzan de hablar español', la invitación a recuperar términos como 'hispanoamericano', la exculpación de la RAE del abandono del español 'por cuanto languideció durante largos años en la más indigente inopia' y la alerta del 'peligro de que nuestros nietos tuvieran que llorar la pérdida del español en la península Ibérica'.

Todo lo demás, excepto algunas leves supresiones respecto a los primeros textos (Sevilla, 1992, y Zacatecas, 1997), es una repetición casi exacta de las palabras utilizadas por el escritor gallego en aquellas ocasiones. El título de su discurso de 1997, Aviso de la defensa de nuestra lengua común: el español, quedó reducido al más breve Aviso de la defensa del español, de 2001, que es el mismo que tenía el discurso que pronunció en Sevilla en octubre de 1992. Aquel fue también publicado en el diario Abc.

Por lo demás, en Valladolid Cela se limitó a cambiar algún pronombre ('mi' por 'nuestro'), algún sustantivo ('europeos' por 'hombres') y a intercalar algunas cuñas y frases adaptadas quizá al cambio de auditorio, como 'os suplico que me oigáis, Majestades, señor presidente, señoras y señores'. El resto, un total de 13 párrafos, resultan idénticos a los 15 párrafos que leyó en Zacatecas.

Pero el autoplagio de Cela procede, como mínimo, de octubre de 1992, cuando, durante la Exposición Universal de Sevilla, se convocó entre los días 7 y 10 el Congreso de la Lengua (que conmemoraba el centenario del Congreso Literario Hispanoamericano, celebrado en 1892 en Madrid). Allí acudió el autor de La colmena y leyó un discurso titulado como el de Valladolid, Aviso para la defensa del español, cuyo tema, esqueleto, frases y estructura son iguales al que leyó en Zacatecas y, por tanto, al que repitió el martes pasado.

Comparando las tres versiones del mismo texto, resulta curioso comprobar que Cela suprimió para Zacatecas la referencia a 'los que se avergüenzan de hablar español' y a 'los que llaman castellano al español', que utilizó en Sevilla y rescató para Valladolid. Por lo demás, las similitudes entre los tres textos son casi absolutas.

La noticia de las similitudes entre los discursos de Zacatecas y Valladolid cogió en fuera de fuego al director de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha, que rehusó hacer declaraciones. Jon Juaristi, director del Instituto Cervantes, trató de quitar importancia al hecho y tiró de ironía: 'No sé si los discursos son idénticos o no, pero sí sé que es muy difícil decir cosas originales sobre el español. Yo mismo, estos días, repito una y otra vez en las entrevistas cosas muy parecidas. Quizá lo que pasa es que Cela es un tradicionalista como Dios manda, y cuantas más semejanzas haya entre los dos textos, más tradicionalista'. Preguntado si no creía que estos congresos deben servir para decir algunas cosas novedosas sobre el idioma, Juaristi contestó: 'Claro, pero es verdad que los discursos de apertura suelen tener un carácter más ornamental, lo cual no quita para que en la inauguración hubiera otros discursos magníficos'.

Joaquín Garrido, catedrático y director del Instituto Cervantes en Alburquerque (Estados Unidos), afirmó: 'Debemos verlo con cierto humor, como una insistencia en ideas que quiere repetir. Hay gente que insiste mucho en sus propias afirmaciones'. A juicio del catedrático de Lengua, 'tenemos que emplear un poco de alegría para enjuiciar esto'.

Camilo José Cela, durante su intervención el martes en el congreso.
Camilo José Cela, durante su intervención el martes en el congreso.U. MARTÍN
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS