Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CUMBRE DEL GRUPO DE LOS OCHO

Los poderosos crean un fondo contra el sida de 240.000 millones

El G-8 lanzó ayer un fondo mundial para la salud de 1.200 millones de dólares (240.000 millones de pesetas). El dinero se destinará a combatir el sida, la malaria y la tuberculosis, enfermedades que están diezmando la población de los países más pobres y más endeudados del planeta. Los líderes del G-8 esperan que el fondo se incremente hasta los 2.000 millones de dólares a finales de año con el aporte de otros países ricos.

La cantidad, según las mayores ONG presentes en Génova, es insuficiente si se tiene en cuenta que hay 36 millones de personas enfermas de sida en el mundo, de las cuales un 75% viven en África. La iniciativa fue aprobada por la ONU en junio pasado, y lo que el G-8 hizo ayer fue dotarla de fondos. Según el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, que dio los detalles del plan, los 240.000 millones son sólo un montante inicial, e invitó a otros países, corporaciones y fundaciones privadas a engrosarlo con sus donaciones. Bill Gates, propietario de la multinacional informática Microsoft, ha prometido 20.000 millones de pesetas.

A pesar de las intenciones del G-8, la iniciativa fue duramente criticada por ONG como Médicos sin Fronteras y Jubileo 2000. Los primeros afirman que si el dinero no se utiliza para comprar los fármacos a los productores de medicinas genéricas, el fondo se convertirá en un subsidio para las grandes farmacéuticas europeas y estadounidenses, porque, a pesar de que estas últimas han rebajado los precios de sus productos, aún son muy caros para muchos países pobres. Jubileo 2000 sostiene que el montante es mínimo, una dádiva comparado con el cálculo que la propia ONU hizo sobre cuánto se necesitaba cada año para combatir el sida, la malaria y la tuberculosis: entre 1,4 y 2 billones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de julio de 2001