Los ecologistas dicen que la quema de las harinas cárnicas en cementeras provocará más contaminación

La plataforma Ecologistak Martxan, que agrupa a varios grupos vascos, censuró ayer la intención del Gobierno vasco de desembarazarse de las harinas cárnicas de las vacas locas mediante su incineración en cementeras. 'No están preparadas para ello y son caldo de cultivo ideal para la formación de dioxinas, con lo que van a generar más contaminación', señalaron. Mientras, las muestras de las primeras 48 reses vacunas mayores de 30 meses analizadas por el Ejecutivo han dado resultado negativo, en el primer día de trabajo en los laboratorios Neiker en Derio.

El grupo Sagarrak, integrado en Ekologistak Martxan, criticó, a diferencia de lo que ocurre en otros países europeos, la falta de control de las dos cementeras vascas, que en los últimos años han entrado en el mercado de quema de residuos como neumáticos, aceites o escorias. 'En Gran Bretaña hay un programa de pruebas de duración mínima de seis semanas, mediciones y muestreos de control de contaminantes de todas las entradas y salidas del horno, etc'. Afirmaron que, en el caso de la quema de harinas cárnicas, el proceso de combustión es más contaminante. 'Al ser básicamente materia orgánica hay menos oxígeno y ello favorece la producción de dioxinas', dijo su portavoz Bobi Galdos.

A su juicio, la solución del problema de las harinas cárnicas, base del origen del mal de las vacas locas, no es su incineración 'y menos en las cementeras. En otros países hay incineradoras especiales o se entierran temporalmente. Éste es un problema que se ha generado durante muchos años y hay que estudiarlo'. Los ecologistas pidieron a los ayuntamientos de San Sebastián, Lemoa y Arrigorriaga -donde se ubican las tres cementeras vascas- que no otorguen las licencias para la quema de estos residuos cárnicos y acusaron al Gobierno vasco 'de taparse los ojos. Quiere eliminar todos los residuos cuanto antes'.

Añadieron que las cementeras están diseñadas 'para fabricar cemento y no como crematorio de residuos. No tienen los sistemas de depuración de las incineradoras, como los filtros de carbón activo para depurar dioxinas'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 09 de enero de 2001.

Se adhiere a los criterios de