Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cebrián reclama a Telefónica que invierta en banda ancha para aumentar la velocidad de Internet

"Sin banda ancha no habrá revolución digital" en España ni en el resto de Europa, alertó el pasado lunes el consejero-delegado del Grupo PRISA, Juan Luis Cebrián, que acusó a los antiguos monopolios europeos de telecomunicaciones, y a Telefónica en España, de desentenderse de esta cuestión. Cebrián realizó esas manifestaciones en Bruselas, a lo largo de una conferencia sobre la revolución digital pronunciada a invitación de Aefice, la Asociación de Españoles Funcionarios de las Instituciones Comunitarias Europeas.Sobre la revolución digital y sobre Internet se habla mucho; pero apenas se dice nada sobre las infraestructuras de banda ancha, indispensables para que esa revolución se produzca. "En España, ya hace 10 años los periódicos nos contaban las excelencias del cable. Hoy sigue sin haber cable en España; el que hay es marginal y la mayoría no es cable módem", afirmó. Y "Telefónica, que ha gozado del monopolio de las telecomunicaciones, todavía insiste en sustituir las prestaciones de cable por el famoso ADSL sobre el hilo de cobre, que ofrece unas prestaciones que no son de banda ancha, pero que trata de ensanchar la estrechez de la banda". Mientras no haya banda ancha "la gente estará 20 minutos esperando delante de su televisor o de su ordenador personal", denunció Cebrián.

"Para que la revolución digital funcione se necesita banda ancha, capacidad de transmisión de datos a la velocidad de la luz entre los usuarios. Inicialmente, entre los usuarios de las pequeñas y medianas empresas y la comunidad educativa y de la salud; luego, entre los restantes usuarios". E insistió: "La famosa liberalización de las telecomunicaciones en Europa no ha producido un desarrollo suficiente de la capacidad de banda ancha. Y sin infraestructuras suficientes no habrá revolución digital en Europa". Por el momento, las infraestructuras de telecomunicaciones de banda ancha siguen siendo "muy pobres en Europa y especialmente en España".

"Una americanización"

El consejero-delegado de PRISA advirtió sobre el dominio que Estados Unidos está ejerciendo en la globalización de las telecomunicaciones y en la revolución digital. Y alertó sobre la pasividad con que en Europa se vive el hecho de que todo el proceso sobre el monopolio mundial de Microsoft como suministrador de sistemas operativos se desarrolla en Estados Unidos y con actores de aquel país.

"La globalización es sobre todo una americanización", argumentó. Casi la mitad de las cosas que hacen los europeos tiene algo que ver con Estados Unidos de América. "La globalización tiene centros de poder crecientemente residenciados en Estados Unidos", enfatizó. "Las cosas van más deprisa de lo que los poderes imaginan y la rapidez de los cambios impide un control adecuado". Y "no hay, por ahora, una autoridad visible en la Red".

"El inglés será la lengua franca de nuestra civilización", pronosticó. "Tendremos que aprender inglés. Habrá dos tipos de individuos: los que pueden leer y escribir en inglés y los que no". No obstante, Cebrián auguró un espacio en la Red para el idioma español, si se aprovecha su carácter intercontinental y la creciente influencia de la minoría hispana en Estados Unidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de diciembre de 1999