Un Gobierno a la defensiva

Un Gobierno a la defensiva. Las iniciativas del Consell han brillado por su ausencia desde las pasadas elecciones, pero las ocasiones para demostrar capacidad de reacción han sido numerosas. Los conciertos educativos con una decena de colegios de élite y vinculados al Opus Dei, aprobados durante el mes de agosto, generaron una importante polémica. El Consell había subvencionado a un colegio que arrastraba deudas millonarias con la Seguridad Social. Manuel Tarancón, consejero de Educación, atribuyó el desliz a la falta de controles heredada de sus predecesores socialistas y, al menos, tuvo la valentía de modificar la orden de convocatoria de conciertos.