Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno aprobará 90.000 millones más para cooperación

El Plan Director de la Cooperación, que el Gobierno tiene previsto aprobar la próxima semana en Consejo de Ministros, incluye un incremento de 90.000 millones de pesetas de aquí al 2002 para ayuda al desarrollo, lo que equivaldría a pasar de los 208.000 millones actuales a unos 300.000, y supondría el 0,30% del producto nacional bruto (PNB) previsto para entonces, según Juan Francisco Montalbán, jefe de Planificación y Evaluación de la Secretaría de Estado para la Cooperación Internacional y para Iberoamérica. Las ONG han anunciado que no suscribirán el plan si no se llega al 0,35%.El Plan Director, previsto en la Ley de Cooperación, está aún en fase de borrador, pero lo conocen todas las comunidades autónomas y ha sido debatido en el Consejo de Cooperación: en ese organismo, la Coordinadora de ONG, la Plataforma por el 0,7% y los sindicatos han emitido un voto particular disconforme con la propuesta del 0,30%.

Argumentan que llegar al 0,35% equivaldría al ritmo de crecimiento de la ayuda en los dos últimos años, con una tasa interanual del 13%, por lo cual sería viable. Además, piensan que el Gobierno debe acercarse en lo posible al compromiso internacional del 0,7%.

"Hemos barajado cuatro hipótesis presupuestarias", dice José Antonio Alonso, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid y director del informe Estrategia para la cooperación española, que ha servido de base al plan y en el que han colaborado expertos como Gloria Angulo, Jaime Atienza y Raúl Gallardo. "Una de las hipótesis era quedarnos en el actual 0,25%, pero suponía el estancamiento. Llegar al 0,5% perjudicaría la calidad de la cooperación. Lo razonable sería una banda entre el 0,30% y el 0,35%".

Diagnóstico

Estrategia para la cooperación española pretende diagnosticar dónde se está. Entre los puntos fuertes de la cooperación española constatados en el informe, están la extensión de la actividad cooperante a toda la Administración, desde la estatal a la municipal, pasando por la autonómica, y la experiencia adquirida por España en Iberoamérica.Pero el informe indica cosas que no funcionan bien. "La estructura bicéfala de la cooperación española, con los ministerios de Economía y de Asuntos Exteriores funcionando cada uno por su lado, no puede subsistir", dice Alonso. "Se necesita potenciar un organismo como la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), cuya gestión es débil".

El estudio establece una serie de prioridades para una cooperación española eficaz: actuar contra la pobreza como principal objetivo, conseguir un compromiso de entablar esa lucha por parte del Gobierno del país receptor y aprovechar la ventaja comparativa que España tiene en ciertas zonas como Iberoamérica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de julio de 1999