Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

ANTONIO LUQUE PRESIDENTE DE FAECA "El campo es un desconocido en las grandes ciudades andaluzas"

Antonio Luque acaba de ser elegido presidente de la Federación Andaluza de Empresas Cooperativas Agrarias (FAECA). Este ingeniero agrónomo de 40 años se hizo famoso en España, y en muchos despachos de Bruselas, cuando presidió la Mesa del Aceite, que aglutinó al sector con motivo de la reforma de la OCM del aceite de oliva en la Unión Europea. Luque, como presidente de FAECA, representa a 550 cooperativas, que agrupan a 225.000 agricultores y facturan 350.000 millones de pesetas al año. Pregunta. Esto ¿no es mucho dinero? Respuesta. Por volumen de negocio y número de agricultores, somos la tercera parte del movimiento cooperativo agrario español. P. Usted defendía los intereses del aceite de oliva, pero ahora tendrá que hacerlo con otros sectores, como las frutas y hortalizas, que no están tan bien tratados por las ayudas comunitarias. R. Vamos a intentar defender a todos. El de frutas y hortalizas es un sector importantísimo, con problemas por las concesiones que se están haciendo a las importaciones del norte de Africa. P. Ustedes, de todas formas, tienen una clara vocación exportadora. R. Sí. El 30% de la producción de las cooperativas agrarias andaluzas se exporta. Fundamentalmente dentro de Europa. P. Y tendrán problemas... R. Hay cosas importantes que nos preocupan. Por ejemplo en la Ley de Cooperativas que acaba de aprobar el Parlamento de Andalucía, hay dos cosas que no nos gustan. La primera es que sea obligatorio pagar un 2% de los beneficios al Consejo Andaluz de Cooperativas. Para alguno de nuestros asociados eso es mucho dinero. Tampoco estamos de acuerdo en que nos obliguen a tener en el consejo a representantes de los trabajadores, en cooperativas con más de 50 empleados. P. La comercialización es la asignatura pendiente de la agricultura andaluza. ¿Está de acuerdo? R. En la Federación buscamos fórmulas para mejorar la estructura de comercialización de las cooperativas. Algunas van muy bien, pero queremos generalizar el ejemplo. P. La sociedad andaluza ¿no vive de espaldas al campo? R. El campo es un desconocido en las grandes ciudades. La imagen de agricultores y ganaderos está casi siempre unida a la protesta o la reivindicación. Pero la agricultura mantiene población en las zonas rurales, cuida el medio ambiente y abastece los mercados europeos. La vida de muchos pueblos gira alrededor de sus cooperativas y nuestra presencia en la sociedad está en alza. P. Lo del pollo y la Coca-Cola belgas, ¿qué le sugiere? R. Que nuestras cooperativas son una garantía de calidad. Muchas tienen departamentos de investigación. Nos preocupamos de mejorar la producción y evitar la contaminación. Nuestros consumidores deben estar tranquilos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de junio de 1999