Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Escribir el guión de la vida

Parece probado que el guión de la vida de cualquier individuo está escrito en sus genes. Pero que sea así no implica que el final de la vida sea único. Xavier Estivill, director del CGMM (Barcelona), sostiene que la alteración de un gen no necesariamente desemboca en una enfermedad. Simplemente, dice, facilita que una patología pueda desarrollarse si existen factores externos que la impulsan. Es decir, se trata de alteraciones que determinan predisposición. Por ello, en su opinión, el desarrollo de los microchips de ADN no sólo va a ser trascendente para la investigación y el diagnóstico de enfermedades, sino incluso para una nueva orientación de la medicina preventiva. Modelo que se basaría en la definición de pautas de conducta que eviten los riesgos ambientales que propician que la alteración genética "abandone su letargo" y provoque la enfermedad.Los microchips, añade, serán útiles tanto para el análisis de un único gen, como los actualmente disponibles en fase precomercial, como para una batería de genes. El primer producto de esta categoría fue anunciado el pasado abril por científicos del Cedars-Sinai Medical Center (Los Ángeles). El microchip multigénico permite identificar 13 genes implicados en tumores cerebrales con el análisis de entre 18.000 y 20.000 genes a la vez.

En el futuro, han dicho responsables de Genome Systems, empresa encargada de su desarrollo, no se descarta hacer chips similares que puedan usarse para la detección de ciertas patologías o la predisposición a ellas en recién nacidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de junio de 1999