Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición pide que España prohíba las importaciones

La crisis transgénica del Gobierno de Tony Blair, el nuevo protocolo de Naciones Unidas sobre Bioseguridad y las denuncias de las organizaciones medioambientales han hecho reaccionar a la oposición española. El PSOE, Nueva Izquierda, IU y el Bloque Nacionalista Galego (BNG) presentaron ayer sendas iniciativas para pedir al Gobierno que suspenda el cultivo y la importación de alimentos modificados genéticamente, y le reclamaron explicaciones sobre su política al respecto. "Queremos que haga algo", sentenció Francisco Amarillo, portavoz de Agricultura del PSOE en el Congreso.El partido socialista instó al Gobierno a defender "el principio de precaución" en materia de alimentos transgénicos. El PSOE adopta de esta manera las banderas clásicas de las ONG sobre este tema: que cada país pueda decidir la entrada o no de estos productos y que se incluya un régimen de responsabilidades.

Nueva Izquierda ha presentado una "interpelación urgente" a la ministra de Medio Ambiente, Isabel Tocino, mientras que Izquierda Unida y el BNG solicitaron que se suspendiera la comercialización en España del maíz y la soja modificados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de febrero de 1999