Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El etiquetado no será disuasorio como el del tabaco

Si el etiquetado de productos transgénicos en España es aún marginal y casi siempre una iniciativa voluntaria de las empresas, se debe a que la UE no ha desarrollado la normativa sobre este aspecto, según afirmó ayer el Ministerio de Sanidad y Consumo.José Ignacio Arranz, subdirector general de Higiene de los Alimentos, aseguró que el etiquetado "se tiene que seguir gestionando por parte de Bruselas". La Unión Europea tiene previsto para este año crear un método único de análisis que pueda rastrear los trazos de ADN o proteínas de otras especies en un alimento.

En el caso de que el análisis sea positivo, los alimentos advertirán en la lista de ingredientes sobre su contenido transgénico, pero no en un apartado destacado tipográficamente. "Lo importante es resaltar que no se trata de un etiquetado disuasorio como el del tabaco. Es puramente informativo", señaló Arranz. Según Arranz, si las empresas están teniendo problemas para convencer a la población sobre los beneficios de la biotecnología "es porque no han hecho una buena campaña". "Una campaña que no les vamos a hacer las autoridades sanitarias", añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de febrero de 1999