Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Goya de-la polémica, muy repartidos

'La niña de tus ojos', con siete premios, y 'Barrio', con tres, obtienen los principales galardones

Dos películas, Barrio, del joven director Fernando León, y La niña de tus ojos, del Fernando Trueba, fueron anoche las protagonistas de los Premios Goya. Mientras que la mejor película fue La niña de tus ojos, la mejor dirección y el mejor guión original fueron para Barrio. Penélope Cruz (La niña...) y Fernando Fernán-Gómez (El abuelo) recibieron el Goya a los mejores intérpretes principales. Fueron unos premios muy repartidos, en los que, por número, ganó La niña de tus ojos (siete premios de 18 candidaturas) y en los que Barrio logró tres Goya de seis. El abuelo, con un solo premio de los 13 a los que optaba, y la polémica que ha rodeado a su director, José Luis Garci, fue el gran fracaso de la noche. Otra de las favoritas, Abre los ojos, de Alejandro Amenábar, no obtuvo ningún Goya. La presidenta de la Academia, Aitana Sánchez-Gijón, al finalizar la gala lamentó la situación vivida por la institución y aseguró que no existe ni ha existido nunca compra de votos.

La polémica que ha sacudido a la Academia del Cine en el último mes no consiguió ensombrecer la gala de los Goya, celebrada anoche en Madrid. Aunque en la ante sala de los premios los rostros de los miembros de la junta directiva no auguraban el mejor ambiente, la noche fue cambiando de tono. El buen humor de algunos ("Gracias a mis padres, y a mi equipo de mensajería", dijo el locuaz Santiago Segura al recibir su Goya al mejor director novel, en referencia al anónimo que ha circulado sobre José Luis Garci) y la presentación y dirección de la actriz Rosa Maria Sardá —inteligente, sutil y divertida—, despejó un ambiente en principio enrarecido.

La baja de José Luis Garci como miembro de la Academia y su ausencia ayer, a pesar de que su película contaba con 13 candidaturas, pesó en los momentos previos a la ceremonia. El reflejo de que algo no iba bien fue que la presidenta de la Academia, la actriz Aitana Sánchez-Gijón —rompiendo la costumbre de otros años—, no recibió a los invitados en la puerta y sólo acudió a la llegada del nuevo ministro de Educación y Cultura, Mariano Rajoy. Sólo al final de la gala, Sánchez-Gijón se pronunció sobre los acontecimientos que han tambaleado a la institución que preside. La presidenta dijo que lamentaba lo sucedido y que no aceptaban presiones de nadie. Durante el tradicional discurso de bienvenida a los invitados, la actriz señaló: "La fuerza de la Academia está en respetar su fragilidad, y a nadie se le escapa que sólo puede alcanzarse con la práctica intachable y escrupulosa de las reglas que nosotros mismos le dimos al nacer, por encima de egoísmos y trampas ocasionales, que pueden parecer triunfos hoy, -pero que conllevan derrota y vacío para el día de mañana".

MÁS INFORMACIÓN

La fiesta es la fiesta, y por eso, anoche, directores, actores y productores quisieron quitar hierro al asunto y dejar el tema para "el lunes". Sólo el productor de Torrente y La niña de tus ojos, Andrés Vicente Gómez, uno de los grandes vencedores de la noche, volvió al ataque contra Garci: "Promocionar una película a costa del prestigio de los Goya no me parece lo más adecuado". Cayetana Guillén, compañera de Garci y actriz de El abuelo, salió en defensa de su director. Antes de los premios, la actriz dijo: "Ha hecho lo que le ha dictado el corazón. Posteriormente, después de los premios y el vacío a El abuelo, señaló: "Es evidente que todo lo ocurrido ha perjudicado a la película".

La noche empezó con cuatro Goya consecutivos (maquillaje, vestuario, dirección y actor revelación) a La niña de tus ojos. El actor Miroslav Taborsky (primer Goya de la noche) no pudo contener ni la emoción ni las palabras. "Hoy Madrid está más cerca de Praga", señaló el checo de La niña de tus ojos. Minutos después, Marieta Orozco, mejor actriz revelación por Barrio, sólo dijo: "No puedo hablar, gracias". Un momento de emoción que superó Antonio Mercero con sus lágrimas al ver cómo el Goya a mejor actriz de reparto era para Adriana Ozores, la actriz de película La hora de los valientes.

Lágrimas de director como las de Santiago Segura al ver a Tony Leblanc recoger el Goya al mejor actor de reparto por Torrente. Leblanc (con el público en pie) no podía ni con el peso de la estatuilla. "Gracias a Santiago, que me rescató cuando estaba fuera de combate, que escribió el guión para mí cuando estaba inválido. Gracias porque no te podré olvidar nunca. Eres un ser grandioso para mí", dijo dirigiéndose al director. Segura subía poco después al escenario para recoger su Goya. "Y niños, que sepáis que de mayores no quiero que seáis como Torrente", afirmó el realizador, que nada más escuchar su nombre corrió hacia su rival Javier Fesser para darle las 100.000 pesetas que se habían apostado por quién se llevaba el premio.

El triunfador

El verdadero triunfador de la noche fue Fernando León. En camiseta y pantalón vaquero, el joven director recogió dos de los premios más importantes: el de mejor director y mejor guión original. El público respondió entusiasmado a los galardones concedidos a su película, así como a las de otros cineastas jóvenes. Cada vez que se pronunció el nombre de Julio Medem, director de Los amantes del Círculo Polar, los aplausos irrumpían.

León dedicó sus galardones a todos los que "me han ayudado a subir hasta donde estoy". El director recordó a su productor, Elías Querejeta, a quien se abrazó al escuchar su nombre. Otro gran abrazo de la noche fue el que fundió a Pedro Almodóvar, un personaje poco habitual en las ceremonias de los Goya, y a Penélope Cruz, al recibir el galardón a la mejor actriz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de enero de 1999