La Viagra inundará Europa en tres meses y su fabricante pretende que la pague el seguro

El estimulante de la erección se venderá en España a mitad de octubre, a unas 1.000 pesetas

El laboratorio norteamericano Pfizer inundará Europa con tabletas de Viagra antes de fin de año. Así lo anunciaron ayer sus directivos, inmediatamente después de que la Comisión Europea autorizase la distribución de este revolucionario estimulante de la erección, a condición de que incluya una detallada advertencia sobre su uso y efectos. El fármaco se venderá en España, a unas mil pesetas, desde mediados de octubre, y exclusivamente con receta médica. Pfizer pretende convencer a los Gobiernos de los Quince para que la Seguridad Social de cada país subvencione el fármaco.

Más información
Los Gobiernos se resisten a cargar con la factura
El Insalud sólo subvencionará la pastilla en casos excepcionales

La Comisión ha impuesto a Pfizer dos condiciones para extender la autorización de la Viagra, lo que ayer hizo el comisario Martin Bangemann. Una, que sólo se venda bajo prescripción médica. Otra, que incluya un prolijo catálogo con orientaciones sobre su uso y efectos eventualmente peligrosos.Entre éstos últimos destaca que sólo está indicado contra la impotencia masculina (mujeres, abstenerse); se prohíbe su consumo a los menores de 18 años; está contraindicado para los consumidores de nitritos (usados contra la angina de pecho), cardiacos o enfermos del hígado; puede deteriorar temporalmente la visión; y no aumenta su eficacia más allá de cierta cantidad (100 miligramos; la pastilla es de 50).

El permiso de Bruselas llega después de que la Agencia Europea del Medicamento ha efectuado el requerido examen científico. Es un "procedimiento centralizado" que da a un fármaco entrada simultánea en los mercados nacionales de los Quince, que se ha aplicado ya con 80 medicinas desde que entró en vigor, en 1995.

Llegada inminente

La Viagra inundará los anaqueles de las farmacias europeas (en Suiza ya se comercializa) inmediatamente, relató el vicepresidente ejecutivo del laboratorio, Vic Macati. Los primeros países de aterrizaje son el Reino Unido y Holanda, donde el estimulante irrumpirá la semana próxima. En seguida llegará a los demás. A España, en torno a "mitad de octubre". El precio será similar al de Estados Unidos, "entre seis y ocho dólares" (entre 870 y 1.160 pesetas) la pastilla, válida para una erección. Con los países del Este europeo se empezará algo después, hacia final de año, dependiendo de las capacidades productivas de la factoría que el laboratorio posee en Amboise (Francia).La compañía ha iniciado negociaciones con las autoridades sanitarias de los Quince con objeto de que la Seguridad Social de cada país incluya a la Viagra en la lista de productos subvencionados con dinero público. Pero independientemente de los resultados, se expenderá en las farmacias. Aunque Micati dijo públicamente que no dispone de previsiones de ingresos y beneficios que el nuevo fármaco allegará a Pfizer, luego reconoció que había mentido a la prensa por razones fiscales.

Una sencilla valoración sobre los datos públicos permite cuantificar los ingresos adicionales de la compañía (que factura anualmente 12.500 millones de dólares) en un cuarto de billón de pesetas, actualmente. En efecto, los tres millones de pacientes norteamericanos que consumen Viagra ingieren una media mensual de ocho tabletas, a un precio entre seis y ocho dólares: un total de 1.728 millones de dólares anuales (250.000 millones de pesetas), lo que supone ya un 14% de la facturación global, y equivale prácticamente a la inversión anual en investigación.

Pero esas cifras se quedan pálidas si se calcula el consumo del mercado potencial. Teniendo en cuenta que según los cálculos de los especialistas la "disfunción de la erección" afecta a un 10% de los varones -la cifra se triplica a partir de los 40 años-, y que los países que pueden permitirse este gasto son pocos, Pfizer considera que su mercado posible alcanza a 100 millones de pacientes. De seguir el mismo ritmo de consumo que los pacientes norteamericanos y aplicando la misma regla, la facturación potencial alcanzaría los 57.600 millones de dólares anuales, algo más de 8,3 billones de pesetas.

Todas las edades

La impotencia se detecta entre todas las razas, edades y culturas: en 30 millones de ciudadanos de EE UU; 7,98 millones de japoneses; 4,34 millones de alemanes; y 2 millones de españoles. Afecta más intensamente a los enfermos crónicos del corazón (el 39% de los enfermos), diabéticos (28%) e hipertensos (15%), según las pruebas científicas realizadas. También puede ser resultado de depresiones u otras causas psicológicas.Según el fabricante, la seguridad del fármaco viene avalada por 21 ensayos clínicos realizados entre más de 4.500 hombres, que demostraron unos efectos secundarios "leves y transitorios". Estas pruebas se llevaron a cabo entre pacientes con una media de edad de 55 años que habían sufrido problemas con su erección durante al menos cinco años debido a hipertensión, altos niveles de colesterol, diabetes, cirugía prostática, lesiones de la médula espinal y otras dolencias. El fármaco actúa restaurando la respuesta natural del organismo ante un estímulo sexual.

Los directivos e investigadores de la compañía estimaron que el tratamiento con Viagra produce resultados positivos en 7 de cada 10 hombres que lo ingieren. Aventaja por su sencillez -enfatizaron- a los métodos anteriores (inyección de fármacos en el pene; supositorios; cirugía) y porque, mientras otras terapias producen la erección sin estímulo sexual, la Viagra requiere de éste. Menos mecánico, más humano.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS