Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mirada crítica de los expertos al telescopio gigante de Canarias

La construcción de los espejos es el principal escollo del proyecto

Santa Cruz de Tenerife

El proyecto de Gran Telescopio de Canarias (GTC) se enfrenta esta semana a la mirada crítica de los mejores expertos mundiales en telescopios. Cuatro grupos de países han solicitado ya oficialmente participar en este proyecto, el mayor de la ciencia española en marcha, con un coste de 14.000 millones de pesetas. El escollo principal son los espejos, han señalado los expertos convocados por el Instituto de Astrofísica de Canarias.

Los 10 asesores encabezados por el estadounidense Jerry Nelson, padre de los telescopios gemelos Keck de Hawai que sirven de modelo al GTC, harán recomendaciones sobre todas las facetas del proyecto, desde la gestión y el presupuesto hasta los detalles técnicos. El aspecto más crítico es el espejo principal, una superficie de 10 metros de diámetro ligeramente curvada pero que debe ser muy homogénea, tanto que, a escala, si su diámetro fuera la distancia de Madrid a Barcelona, la máxima elevación permitida sería de pocos milímetros. "No estamos siendo educados diciendo que todo está bien. Nuestro trabajo es ser lo más críticos posible con el proyecto basándonos en nuestra experiencia", dijo Nelson. "La filosofía del GTC es muy similar a la de Keck, con algunas modificaciones. Eso está bien porque no hay que inventar soluciones nuevas y se reduce el riesgo, pero aun así es un gran desafío".Philippe Dierick, experto en la óptica del último gran telescopio inaugurado, el europeo VLT (en Chile), coincidió con el español Andrés Ripoll en alabar la calidad de la documentación presentada por el equipo del GTC. "Estamos aún en el diseño preliminar, pero es un proyecto muy bueno", afirmó Ripoll, convencido de que "la astronomía española necesita un telescopio de esta envergadura". Está previsto que este comité de expertos se reúna cada seis meses para seguir el desarrollo del proyecto.

Se buscan empresas

El nudo del GTC está en el pulido del espejo, entre otras cosas porque, como advierte Nelson, no hay ahora empresas con experiencia en construir espejos así. El espejo del telescopio será segmentado; es decir, no será una superficie de 10 metros de diámetro monolítica, sino que estará hecha de 36 piezas hexagonales ensambladas con gran precisión; es un concepto muy innovador -idea de Nelson- que funciona muy bien en los Keck, pero las empresas que lo hicieron ya no están disponibles. El equipo del GTC espera estos días propuestas de empresas dispuestas a afrontar el problema.Otro aspecto crucial del proyecto es qué socios se unirán a España. Entre los cuatro grupos de países que han manifestado su intención de participar en el GTC están Reino Unido y Holanda. Otros seis países, incluida Francia, están interesados.

La aportación española, que inicialmente era del 50%, ha aumentado, según los directores del GTC, al 70% del coste total. Las negociaciones para decidir el reparto del 30% restante se realizarán entre el próximo septiembre y principios de 1999. La posibilidad de que el Observatorio Europeo Austral (ESO), propietario del VLT, fuera el socio de España en el GTC a cambio de que, a su vez, España ingresará en ESO, ha sido desestimada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de julio de 1998