Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Grupo Planeta cede a la Academia una copia de su fondo editorial

Fernando Lázaro Carreter, director de la Real Academia, y José Manuel Lara Bosch, vicepresidente del Grupo Planeta, firmaron ayer por la tarde en la sede de la Real Academia Española un convenio de colaboración por el que el citado grupo editorial cede a la institución una copia de su fondo editorial para facilitar la elaboración del Corpus de Referencia del Español Actual (CREA). La cesión de fondos, recogida en soporte informático, se realiza de forma gratuita, según explicó Lázaro Carreter. La Academia firmará también en breve acuerdos del mismo tipo con Televisión Española, Radio Nacional de España, la Cadena SER y Alianza Editorial.El fondo editorial de Planeta facilitará además de la elaboración del CREA, la del Corpus Diacrónico del Español (CORDE). La Academia trabaja desde hace tres años en la elaboración de dos grandes bancos de datos: el CREA, que cuenta en estos momentos con cerca de 100 millones de palabras, codificadas y etiquetadas, recogidas en textos de todos los países de habla hispana desde 1975 hasta hoy, y el CORDE, con 40 millones de palabras, que comprende textos desde los orígenes de la lengua hasta 1974. El objetivo de la Academia es que, a finales del año 2000, tanto el CREA como el CORDE alcancen los 125 millones de palabras.

Lázaro Carreter aseguró que la Academia desea llegar a los 200 millones de vocablos para que «la red sea tupida y no se nos escape nada de lo que se refiere al español». Los fondos facilitados por el Grupo Planeta, que tienen formato electrónico el 100% de sus títulos, serán de extraordinaria utilidad en los campos de la lingüística, de la filología y en general de las industrias de la lengua.

Víctor García de la Concha, secretario de la Academia, explicó que el mes de julio se celebrará una reunión en la Academia con diferentes especialistas de sociología, lenguaje y prensa, para llegar a un acuerdo de metodología común con respecto a la cesión de los bancos orales facilitados por la televisión y las radios. «La principal fuente de información actual es la lengua escrita y en estos momentos se trabaja en la recuperación de materiales orales para reconvertirlos a la escritura», aclaró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de mayo de 1998