Dos catedráticos gallegos, premios de investigación

Los jurados resaltan sus trabajos sobre el latín y los superconductores

A ninguno de los dos les tocó la lotería. Pero ambos se vieron de veras sorprendidos por sendos premios nacionales de investigación de los seis que cada dos años otorga el Ministerio de Educación. A Manuel Cecilio Díaz, catedrático de Lengua y Literatura Latinas, le correspondió el Ramón Menéndez Pidal de Investigación Humanística y Científico-Social. A Félix Vidal Costa, catedrático de Física de la Materia Condensada, el Ramón y Cajal de Investigación Científica. Ambos son gallegos y pertenecen a la Universidad de Santiago de Compostela. Xavier Sala i Martín y Eugenio Coronado obtuvieron los premios para jóvenes investigadores.

Más información
"NO SABRÁN QUE EL LATÍN EXISTIÓ".
"LAS ELÉCTRICAS ACTÚAN CON MIOPÍA".

Manuel Cecilio Díaz y Díaz, de 73 años, recibió el premio, dotado con 12 millones de pesetas, según la nota del jurado, en reconocimiento a "su contribución, original y constante, al conocimiento del latín medieval no sólo hispánico sino europeo". El galardón de Félix Vidal Costa, de igual dotación, se otorgó por "sus contribuciones al estudio de las propiedades de la materia a bajas temperaturas y a la superconductividad y, en particular, a inhomogeneidades y fluctuaciones".Díaz ha descubierto numerosos inéditos y ha investigado el siglo VII, singularmente sobre Isidoro de Sevilla. Es un especialista en la literatura santiaguista antigua y su primera publicación científica, La antología del latín vulgar, le confirió gran prestigio. Tras ser informado del premio, comentaba ayer que le produce tristeza ver cómo la materia que ha estudiado durante toda su vida es ahora desterrada de los planes de estudio.

Consumir cinco décadas escudriñando los secretos de una lengua muerta no es una actividad que reporte grandes reconocimientos sociales. "Siempre se nos ha visto como bichos raros, eso no es de ahora", dice para no exagerar la nota pesimista. Díaz se enorgullece de haber contribuido a crear una escuela de investigación en la universidad gallega sobre el latín medieval. "Dentro de poco la gente ni sabrá que el latín existió alguna vez", se lamenta, "pero a la sociedad no parece que eso le preocupe mucho. Y eso supone un empobrecimiento cultural para todos"

Félix Vidal Costa, de 55 años, es autor de más de cien trabajos científicos y a lo largo de su labor en la física de la materia condensada y de los materiales, ha trabajado primero en París y en EE UU, y desde 1984 en Santiago. Pertenece a un linaje de gran tradición universitaria. Su padre, Enrique Vidal Abascal, fue un eminente matemático y uno de los catedráticos más recordados en Santiago.

Tras su periplo en el extranjero, creó en Santiago un grupo dedicado a las investigaciones sobre superconductividad a altas y bajas temperaturas. "Es decir", explica con afán didáctico, "al estudio de por qué el óxido de cobre es un superconductor y las aplicaciones prácticas de la utilización de este material para el traspaso de energía eléctrica y microelétrica".

Sus aplicaciones prácticas, destaca el físico gallego, son evidentes. "La superconductividad puede simplificar las líneas de alta tensión y disminuir su impacto ambiental, que ahora es desastroso, sobre todo desde el punto de vista paisajístico". De ahí que Vidal se muestre crítico al analizar la actitud de las industrias eléctricas: "Están actuando con cierta miopía, sin prestar atención a estos estudios. Creo que grandes empresas radicadas en Galicia como Endesa o Unión Fenosa deberían preocuparse más por los avances de la superconductividad, porque es el futuro para ellas".

Los premios paralelos para jóvenes investigadores Rey Don Juan Carlos I, dotados con tres millones de pesetas, recayeron en Xavier Sala y Martín, nacido en Barcelona en 1963 y Eugenio Coronado Miralles, nacido en Valencia en 1949. El primero ha contribuido a la teoría sobre el crecimiento económico y el segundo es especialista en el magnetismo molecular.

Sobre la firma

Xosé Hermida

Es corresponsal parlamentario de EL PAÍS. Anteriormente ejerció como redactor jefe de España y delegado en Brasil y Galicia. Ha pasado también por las secciones de Deportes, Reportajes y El País Semanal. Sus primeros trabajos fueron en el diario El Correo Gallego y en la emisora Radio Galega.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS