Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El antropólogo Murra pide más recursos para las culturas andinas

Es una autoridad mundial en el estudio de las culturas andinas. Combatió en las filas de las Brigadas Internacionales durante la guerra civil española. Es profesor en Estados Unidos. A sus 80 años, el antropólogo John V. Murra, nacido en Rumania y nacionalizado en Estados Unidos, animó ayer en la Casa de América de Madrid "a quienes pueden proporcionar plata" para que dediquen más recursos económicos con el fin de que los expertos sigan investigando la forma de vida de los Andes. "Es cierto que hemos avanzado mucho, pero, quedan mil cosas más por hacer. Lo malo es que resulta muy difícil conseguir la financiación", señaló.Durante dos horas el reconocido profesor encandiló a un auditorio que llenaba una de las salas de la Casa de América contando dos de las batallas que más le han marcado en su vida: su participación en la guerra civil española y su dedicación al estudio de las costumbres humanas en los Andes. Ambos aspectos fueron desmitificados por él mismo ante un público integrado mayoritariamente por historiadores, profesores y estudiantes. Entre los primeros se pudo ver a Juan Marichal y a Nicolás Sánchez Albornoz, entre otros.

Batalla de un viejo soldado

"No creo que interese a muchos rememorar las batallitas de un viejo soldado". Murra, que no pudo disimular el altruismo como razón de su venida a España, contó, no obstante, cómo llegó para combatir en Albacete desde Estados Unidos cuando tenía 20 años y pudo, tras muchas dificultades para entrar en el país, compartir las filas del Batallón 58 de la l5º Brigada Internacional. No le da mayor importancia a su participación en la guerra, de la que se llevó como trofeo una herida. "Necesitaban gente políglota porque en las brigadas había gente de muchos países que no hablaban el castellano y yo, que sabía varios idiomas porque mi padre nos hizo estudiarlos a mi hermana y a mi para ser alguien en la vida, lo. aprendí rápidamente".

Murra contó en la Casa de América, en diálogo con el historiador José Alcina, que, tras regresar a los Estados Unidos después de la guerra, se dedicó por entero a la antropología "aunque la había descubierto previamente cuando comencé a estudiar en la Universidad de Chicago".

Más tarde vendría la tesis en la que -lo dijo con cierto humor- empleó 15 años husmeando en archivos, "sin hacer trabajo de campo porque no tenía recursos". A pesar de todo, le salió una tesis doctoral mítica, según dijo en la presentación Concepción Bravo, profesora de Historia de América. El tema no era aparentemente atractivo: un estudio sobre la estructura económica del imperio de los incas, pero marcó las investigaciones sobre la materia. "Más tarde pude verificar con trabajos de campo en Los Andes las hipótesis que había lanzado tras el análisis de los documentos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de mayo de 1997