Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
44 FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN

Familiares de presos de ETA utilizan el festival para exponer sus exigencias

El director mantiene que no se han producido amenazas

Los casilleros que la prensa tiene asignados en el estival de Cine de San Sebastián contenían ayer un comunicado de la asociación Senideak, que agrupa a familiares de presos de ETA. La dirección del Festival de Cine de San Sebastián reconoció que había aceptado la "sugerencia" de Senideak, cuyos representantes se reunieron el pasado lunes con el gerente del certamen, Mikel Olaziregui, para acceder así a la prensa.

Miembros de Senideak intentaron reventar el acto de inauguración del festival, el pasado jueves, subiéndose al escenario y desplegando varias pancartas a favor de los presos etarras. La ceremonia se suspendió durante cinco minutos, mientras el público tachaba a los boicoteadores de asesinos."No ha habido amenazas", señaló Diego Galán, director del festival, en el sentido de que si no se accedía a las pretensiones de Senideak se iban a producir más altercados de cara a la ceremonia de clausura o a la de concesión del Premio Donostia al actor americano Al Pacino. Galán reconoció que la decisión de aceptar que los familiares de ETA tuvieran acceso a los casilleros de los medios de comunicación fue suya, aunque sí estableció algún tipo de consulta que no quiso precisar.

El comunicado de Senideak, en el que explica la "acción reivindicativa" de la ceremonia inaugural y señala que el "objetivo" era difundir desde el escenario sus reivindicaciones, va acompañado de un informe de 50 páginas. "La reunión con Senideak fue cordial. Parece inevitable que el festival sea usado para transmitir este mensaje. Es mucho mejor distribuir un comunicado que interrumpir un acto de otro género, como en un escenario", explicó Galán. Ésta es la primera vez que el festival presta sus instalaciones para una acción de este tipo. Diego Galán reconoció que "todas las decisiones pueden ser equivocadas o acertadas" y que no se ha planteado si esto puede sentar precedentes. "Confio en el que el festival transcurra normalmente, aunque siempre puede haber inesperados. Es una amenaza latente", añadió Galán que recordó que el certamen ha proyectado un filme, En el nombre del hijo, en el que se trata el tema de los familiares de presos del IRA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de septiembre de 1996