Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gran Bretaña exportó gran cantidad de piensos con el mal de las 'vacas locas'

Fuertes reacciones en Francia, el mayor importador

La exportación de piensos de origen animal elaborados en el Reino Unido y presuntamente contaminados con la proteína causante del mal de las vacas locas, se duplicó casi en los años siguientes a su prohibición en el propio país (1988) como alimento para el ganado vacuno. Una información publicada hoy en la revista científica Nature así lo indica, citando para ello estadísticas oficiales británicas.Es posible que parte de los piensos exportados tras la adopción de las medidas precautorias en el Reino Unido estuvieran también contaminados. Aunque en 1990 se prohibió la salida de cerebros y médula espinal -los despojos más contagiosos- se ha reconocido ahora que dicha orden no se cumplió en su totalidad. Para algunos veterinarios del Reino Unido no había motivo para impedir las ventas. En 1988, no se pusieron inconvenientes a la presencia de harina de carne y huesos de rumiantes en el alimento de cerdos y aves de corral. Fuera las opiniones son distintas.

"Sabían entonces que esas harinas eran peligrosas y, sin embargo, no impidieron la posible aparición de la encefalopatía espongiforme bovina en otros países", señala Udo Weimer, funcionario del Ministerio alemán de Agricultura. Un miembro de la Asociación Veterinaria Británica, que no se identifica, revela por su parte que advirtió de los peligros de exportar piensos envenenados.

"Eran baratos", añade Mark Savay, catedrático de patología del Centro Nacional de Estudios Veterinarios y Alimentarios de Maisons-Alfort, cerca de París. "De no haber añadido Francia sólo un 1,5% de los piensos en litigio a los suyos para el vacuno, Ias consecuencias hubieran sido mucho más graves".

El hecho de que Francia fuera el principal importador de harinas animales británicas potencialmente contaminadas ha elevado la ya aguda alarma disparada en la sociedad francesa por las vacas locas. Justo un día después de que el gobierno conservador y la oposición socialista se acusaran mutuamente en el Parlamento de desprecio a la salud pública por permitir la venta de carne sin garantías, la información de Nature confirma la ausencia de controles básicos sobre el ganado bovino, informa Enric González.

Un portavoz del Ministerio de Agricultura francés confirmó al diario Le Monde que las harinas animales británicas fueron utilizadas regularmente por los ganaderos de vacuno, porcino y aves hasta el 3 de agosto de 1989, fecha en que se prohibió su importación. Pese a ello, siguieron importándose y añadiéndose a la alimentación del ganado, aunque en medida mucho menor.

En España, según los datos manejados por la Administración, las importaciones de harina de carne procedente del Reino Unido en los últimos años para la alimentación animal han sido prácticamente inexistentes, aunque sí han existido algunas importaciones de Francia, informa Vidal Maté.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de junio de 1996