Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El encuentro de poetas cubanos llama al diálogo cultural entre las dos orillas

Los de 'fuera' afirman que este acto es un adelanto de la reconciliación

El encuentro de poetas cubanos organizado en Madrid por el Ministerio de Asuntos Exteriores terminó ayer con una lectura de poemas en un ambiente de aparente concordia, pero donde se pudo respirar, como a lo largo de cinco días y 10 sesiones, una tensión sólo matizada por la repetición por muchos de los ponentes del postulado de llamada al diálogo entre los poetas cubanos de dentro y de fuera. Los de fuera suscribieron un manifiesto en el que afirman que esta reunión es "un adelanto del encuentro mayor que tendrá que producirse entre todos los cubanos".

Los poetas del exilio redactaron un documento en el que califican estas jornadas de "simiente o anticipación del encuentro mayor que tendrá que producirse entre todos los cubanos cuando las condiciones políticas e ideológicas de la isla lo permitan". Los autores de este comunicado final precisan que han viajado a Madrid por considerar que la invitación de Exteriores "era indeclinable" y que en la misma "no intervino ni tuvo decisión alguna el régimen de La Habana".Los poetas del exilio añaden que "era un deber moral y cultural asistir al seminario y compartir con los poetas venidos de la isla, en un clima abierto- y sincero de confraternidad dentro del objetivo común de amor a nuestras letras". Y señalan _que "no hay una sola razón válida para negarse a la amistad y a la convivencia con unos compatriotas que duramente y en condiciones difíciles comienzan a ganarse una libertad débil todavía".

Felipe Lázaro, poeta y editor que lleva 38 años fuera de Cuba, apostó en la clausura por "la pluralidad en todos los ámbitos de la vida cubana y por el abrazo fraterno de todos los cubanos", informa José Méndez. VIadímir Zamora, músico y poeta, agitador de la vida cultural de Cuba, manifestó su interés en resaltar "el gran cambio que se ha producido en poco tiempo. Hace sólo dos años, desde ambos lados del espejo cubano se podía pensar que este encuentro era inmoral. Hoy, venturosamente, aunque no se nieguen las adversidades de nadie, el reencuentro es una metáfora que debe alcanzarse".

El catedrático de la Universidad de La Habana Guillermo Rodríguez Rivera se mostró partidario del reencuentro, pero no de la amnesia: "Los exiliados y los residentes en Cuba han vivido dos realidades históricas distintas". "Esto hayque reconocerlo y valorarlo para que el reencuentro sea también real", añadió.

En general, las cinco jornadas del encuentro se han caracterizado por la cordialidad y la atmósfera ha sido de contención diplomática y cortesía.

Al encuentro no han asistido figuras sobrevivientes del grupo de Orígenes, como Lorenzo García Vega y Ángel Gaztelu, además de Eloísa Lezama Lima, hermana del poeta. Otros intelectuales cubanos del exilio, como Luis Aguilar León, se han pronunciado en contra por considerarlo manipulado por las autoridades, cubanas. A su vez, Guillermo Cabrera Infante ha dicho a este periódico: "No quiero hablar del encuentro porque es una payasada sobre la sangre".

Durante la clausura, Gastón Baquero, decano de los poetas cubanos estuvo sentado en la primera fila del público. Sobre él cayeron desde el estrado numerosos elogios que apenas conseguían dibujar una tímida sonrísa en su rostro. Para Baquero, la paz se firma en el poema: "El lazo de la poesía nos ha unido. Es un servicio que le debemos a la cultura española y al amor de, España hacia América", afirmó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de noviembre de 1994