Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE acepta dos únicas enmiendas al proyecto de ley del cine

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) so lo aceptó ayer dos enmiendas significativas al proyecto de ley del cine durante su tramitación en la comisión de educación y cultura del Congreso de los Diputados. Convrgencia i Unió consiguió rebajar a 30 millones de pesetas los 50 previstos en el proyecto del Gobierno como ingresos brutos en taquilla de una película europea para la obtención de la segunda licencia de doblaje, si aquélla ha sido exhibida en dos lenguas oficiales españolas.La otra enmienda aceptada fue la ampliación a dos años de la caducidad de las licencias de doblaje no aplicadas desde el momento en que se genera dicha licencia. La comisión del Congreso aprobó el dictamen del proyecto de ley por 22 votos a favor, 12 en contra y 3 abstenciones. El trámite siguiente será su aprobación por el pleno de la Cámara.

El debate más encendido se produjo durante la discusión de los dos puntos más conflictivos del proyecto de ley, que provocaron que distribuidores y exhibidores realizaran la primera huelga de cines en la historia de España: las cuotas de pantalla y las licencias de doblaje. Según el texto del proyecto, las salas de cine están obligadas a exhibir un día como mínimo de obra cinematográfica europea por cada dos de películas norteamericanas en poblaciones superiores a 125.000 habitantes, porcentaje que se eleva a uno por cada tres en poblaciones inferiores a 125.000 habitantes.

Coalición Canaria propuso que en poblaciones inferiores a 50.000 habitantes, la cuota fuera de una película europea por cada cuatro norteamericanas, argumentando que esta medida evitaría la ruina de la mayoría de los exhibidores, imposibilitados a cubrir las cuotas dictadas por el Gobierno; por el contrario, el Grupo Vasco pidió que se estableciera la diferencia en la concesión de cuotas de pantalla a partir de poblaciones de 250.000 habitantes. En cuanto a las licencias de doblaje, punto en el que el Grupo Popular pidió su desaparición radical, tampoco los socialistas aceptaron ninguna propuesta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de marzo de 1994