Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"La CE no está en oposición de intervenir militarmente en Yugoslavia"

Marten van Heuven, antiguo asesor del Consejo Nacional de Inteligencia de EE UU (1987-1991) y actual analista de seguridad internacional en Rand Corporation (uno de los más importantes think tank del mundo, dedicado al análisis y la investigación por encargo de Gobiernos o empresas), no es muy optimista sobre el futuro del conflicto de los Balcanes. "No veo posibilidad de paz en Yugoslavia", asegura en la entrevista mantenida con EL PAÍS, y añade que la Comunidad Europea (CE) "no está en disposición de intervenir militarmente" debido a sus divisiones y a la oposición interna con que se enfrentarían los Gobiernos de sus países miembros.Marten van Heuven considera que David Owen y Cyrus Vance, los dos copresidentes de la Conferencia de Paz de Ginebra sobre Yugoslavia, están realizando un gran esfuerzo para, conseguirla paz entre las partes en lucha, pero considera que hay que ir pensando "en qué hacer si las cosa no funcionan y el plan fracasa", algo que parece muy posible tras la negativa de musulmanes y, serbios bosnios a firmar el plan de paz. Los planes de contingencia ante un hipotético fracaso deben centrarse en más discusiones entre las partes en conflicto, pero con intervención de la (OTAN), Rusia y otros países interesados. "Hay varias respuestas posibles. Una de ellas sería llegar a un tipo de federación, diferente al de la antigua Yugoslavia, con bastante autonomía local. Una fórmula de unión similar a la de los países europeos cori el Tratado de Roma".

Según Van Heuven, la segunda tarea sería determinar si es posible alcanzar ese objetivo o no. "Ya sé que esto suena a ejercicio académico, pero en algún momento de esta dificil situación surgirá algún tipo de proceso entre los participantes".

Respecto a una intervención militar afirma: "Ya tenemos una intervención militar internacional en Croacia y en Bosnia, aunque sólo para proporcionar protección a la ayuda humanitaria. Si el análisis correcto es que se está produciendo un expansionismo territorial, debo decir que hay que hacer frente a la fuerza con otra fuerza. No sé cuántos soldados deberían intervenir o lo que deberían hacer, pero sugeriría una activa y palpable presencia en la región de diplomáticos, observadores internacionales y militares, todo ello acompañado de incentivos económicos o disuasiones para influir en el curso de la situación".

Marten Van Heuven no cree que se vaya a producir una posición unitaria europea en el conflicto yugoslavo. "Por dos razones. Primera, no hay acuerdo entre los países de la CE, ni de la OTAN, en torno a la intervención militar en Yugoslavia. Segunda, los Gobiernos europeos tendrían que enviar reclutas, no sólo soldados profesionales, y se verían con terribles dificultades para hacerlo en sus respectivos países. Alemania podría, pero enviar soldados alemanes no sería una buena idea. Tampoco sería buena idea enviar soldados turcos. Si excluimos a los países europeos y a los de la OTAN, quedan muy pocos que puedan proporcionar soldados para intervenir militarmente".

Respecto al papel de EE UU en el conflicto balcánico, Van Heuven asegura que la atención de Washington estuvo al principio más centrada en la URSS y en mantener a Mijaíl Gorbachov n el poder para conservar la Unión y evitar una balcanización en el antiguo imperio soviético. "Habría preferido que no se hubiese dado lo que los serbios interpretaron como una señal de que EE UU no apoyaría la independencia unilateral de las repúblicas yugoslavas".

Sobre los nacionalismos, Van Heuven dice que pueden ser muy saludables y servir de factor unificador de un país. Se vuelven peligrosos cuando se convierten en una enfermedad y recurren a las atrocidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de febrero de 1993

Más información

  • Marten Van HeuvenEx asesor del Consejo de Inteligencia de EE UU