Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia rechaza toda medida militar contra Serbia

Rusia se opondrá a cualquier medida militar contra Serbia, según declaró ayer en la ciudad suiza de Davos el primer ministro ruso, Viktor Chernomirdin. La advertencia rusa se produce cuando los mediadores de la ONU, Cyrus Vance, y de la Comunidad Europea, David Owen, viajan hoy a Nueva York, donde el miércoles informarán al Consejo de Seguridad sobre el estancamiento de las conversaciones de paz de Ginebra y hoy mantendrán un diálogo sobre la situación con el nuevo secretario de Estado norteamericano, Warren Christopher.

El jefe del Gobierno ruso expuso la postura de Moscú en el conflicto de la antigua Yugoslavia durante un encuentro con periodistas en el curso de las sesiones del Foro Económico Mundial que se desarrolla en la ciudad suiza de Davos.De la oposición de Chernomirdin a una intervención militar en la guerra de los Balcanes se deduce que Rusia, tradicional aliada de los serbios, opondrá su veto a cualquier resolución del Consejo de Seguridad que vaya en esa dirección. Chernomirdin se pronuncio a favor de de "una solución del conflicto por vía diplomática". El dirigente ruso se negó a especular sobre las intenciones atribuidas al presidente norteamericano Bill Clinton de actuar con mayor firmeza en el conflicto.

El repentino traslado de las conversaciones sobre el futuro de la antigua Yugoslavia desde Ginebra a la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, parece haber pillado por sorpresa a la Administración de Clinton en un momento en el que todavía no ha determinado cuál va a ser su postura en el conflicto. La decisión de Vance y Owen de dejar en manos del Consejo de Seguridad de la ONU el peso de la decisión final, ha llegado antes de que lo que la nueva Administración esperaba, según informaba ayer el diario The New York Times.

Críticas de EE UU

El próximo miércoles, el alto organismo de la ONU estudiará los resultados de las conversaciones de paz de Ginebra cuyo final -firma sólo parcial del acuerdo por parte de dos de las tres facciones en conflicto- ha sido calificado por miembros de la Administración norteamericana como "fallido".

Altos cargos norteamericanos no han ocultado en los últimos días sus críticas a la mediación de Vance y Owen y sus dudas acerca de sus planes de paz.

El Secretario de Estado, Warren Christopher, que había organizado para hoy su primera visita a la ONU, se encuentra con una situación mucho más compleja de lo que esperaba y analizará salidas con Varice y Owen.

El Consejo de Seguridad que se había mantenido prudentemente al margen mientras se celebraban las reuniones de la ciudad suiza, se verá obligado a tomar una decisión comprometida en un momento difícil. El equipo diplomático del anterior presidente acaba de ser sustituido por el de Bill Clinton, cuya nueva embajadora ante el organismo internacional, Madeleine Albright, se incopora hoy mismo a su puesto.

El presidente de EE UU tenía previsto analizar esta semana un informe que repasa las distintas opciones que su Gobierno puede seguir si quiere cumplir su promesa de aumentar el compromiso norteamericano en el conflicto. Entre las opciones está el derribo de los aviones que violen la zona de exclusión aérea sobre Bosnia y levantar el embargo de armas a esa república.

Las pretensiones norteamericanas de aumentar la implicación internacional en la guerra de los Balcanes se enfrentan, además de con las rusas, con las susceptibilidades de otros miembros del Consejo de Seguridad con derecho a veto. Francia y el Reino Unido temen que optar por nuevas medidas de presión suponga un riesgo añadido para la seguridad de las tropas que tienen desplegadas en la zona en la bores humanitarias.

Representantes del Gobierno británico se apresuraron ayer a desmentir una información del dominical The Sunday Times según la cual se había abierto una brecha de desacuerdo entre el primer ministro de Gran Bretaña, John Major y Clinton.

El secretario general de la OTAN, Manfred Wörner, afirmó ayer en Davos, por su parte, que la Alianza Atlántica estaría dispuesta a intervenir en la antigua Yugoslavia "si lo pide la ONU para que se apliquen todas sus resoluciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de febrero de 1993

Más información

  • El Consejo de Seguridad analizará el miércoles los resultados de las conversaciones de Ginebra