Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los musulmanes y croatas de Bosnia se dan un respiro

Sarajevo / Zagreb

Las fuerzas musulmanas y croatas de Bosnia respetaron ayer un precario alto el fuego en sus combates aprobado en la madrugada, mientras el líder serbio de Bosnia, Radovan Karadzic, ofrecía a la ONU el control de Sarajevo. A la espera de una respuesta a esta oferta, las milicias serbias siguieron bombardeando la capital bosnia, donde provocaron tres muertos que vinieron a sumarse a los 20, entre ellos una mujer embarazada, y 88 heridos de la víspera. Los bombardeos comenzaron a las cinco de la mañana (hora española) y se prolongaron a lo largo del día.El alto el fuego entre croatas y musulmanes entró en vigor a las ocho de la mañana en una región al sur de Zenica, ciudad donde las milicias de ambas comunidades se han venido enfrentando con creciente ferocidad. Los cascos azules de la ONU en la zona indicaron que la situación se mantenía en calma.

Sin embargo, Radio Croacia difundió que la tregua fue violada a las 11.30 (hora española), cuando los musulmanes reanudaron sus ataques contra las posiciones croatas alrededor de Vakuf.

El presidente de Bosnia-Herzegovina, el musulmán Alija Izetbegovic, echó más leña al luego ayer cuando acusó en Zagreb a los croatas de Bosnia de intentar "crear un Estado dentro del Estado".

Ciudad abierta

El líder de los serbios bosnios, Radovan Karadzic, declaró a la televisión de Belgrado tras su regreso de Ginebra que ha ofrecido a las Naciones Unidas administrar la ciudad con sus 380.000 habitantes. "Estamos dispuestos entregar la ciudad de Sarajevo la ONU de la misma forma que entregamos el aeropuerto", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de febrero de 1993