Moscú suspende la prohibición para que Gorbachov viaje al extranjero

El ex presidente soviético, Mijaíl Gorbachov, viajó ayer a Berlín junto a su esposa Raisa y su hija Irina, después de que el Gobierno ruso suspendiese la prohibición de que viaje al extranjero. "No creo que vuelva a ocurrir", dijo Gorbachov en el aeropuerto de Moscú. El último presidente soviético se refería a la decisión de las autoridades rusas, que el pasado mes le impidieron viajar a Italia tras su negativa a testificar en las sesiones del Tribunal Constitucional sobre el ahora ilegal partido comunista.La medida causó graves daños a la imagen democrática de Borís Yeltsin, rival y sucesor de Gorbachov en el Kremlin, que ayer no dio ninguna explicación sobre su cambio de postura, que coincide con el comienzo hoy de una visita oficial del dirigente ruso al Reino Unido.

"Creo que el incidente fue absurdo, simplemente ridículo", dijo ayer Gorbachov que será nombrado hoy, aniversario de la caída del muro de Berlín, ciudadano de honor de esta ciudad alemana por el canciller Helmut Kohl. El ex presidente de Estados Unidos Ronald Reagan recibirá el mismo nombamiento.

Gorbachov defendió ayer al ex presidente de la antigua República Democrática Alemana (RDA), Erich Honecker, que este jueves será juzgado por su corresponsabilidad en las muertes de los ciudadanos abatidos por la guardia fronteriza al intentar huir por el muro de Berlín a la zona occidental. "En primer lugar, debemos recordar que Honecker fue perseguido por los nazis", dijo Gorbachov, y añadió que [Honecker] "desarrolló una importante labor como uno de los dirigentes de la RDA en el proceso para profundizar las relaciones entre los dos pueblos, con una política basada en el principio de que la guerra nunca más debería volver a Alemania". Estas declaraciones coincidieron con la publicación de una entrevista con Honecker en la revista alemana Sonntagpost, en la que el ex dirigente afirma que la construcción del muro de Berlín y la orden de disparar contra quienes trataban de cruzar la frontera occidental de Alemania del Este fue una iniciativa del Pacto de Varsovia apoyada por todos los líderes soviéticos, incluido Gorbachov.

Honecker, de 80 años, asegura que en el juicio contará su versión de la historia de la RDA. En su opinión, el Gobierno de Bonn aceptaba la realidad del muro y de la orden de disparar. "Había incluso políticos de la RFA que estaban contentos con esa situación", asegura el ex presidente.

En cuanto a Gorbachov, Honecker se queja de que, mientras a él lo procesan por las muertes del muro, al ex presidente soviético que "como los demás líderes de la URSS mantuvo el apoyo a la políticas de fronteras germanooriental, se le hace ciudadano de honor de Berlín".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 08 de noviembre de 1992.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50