Karl Popper pide en Santander que se suprima el impuesto sobre la renta

Vargas Llosa participa en el seminario dedicado a la obra del pensador austriaco

El filósofo austriaco Karl Popper, de 89 años, no cesó de tomar notas mientras, en el seminario que la Universidad Menéndez Pelayo dedica a su obra, el novelista peruano Mario Vargas Llosa decía que nunca la libertad ha conocido mejor momento que ahora. Popper dijo después que los parlamentos no representan directamente a los ciudadanos, sino a los partidos, y negó a los burócratas el derecho a distribuir la riqueza. Ahogó por abolir el impuesto sobre la renta y recurrir a la imposición indirecta. "Somos lo suficientemente ricos para permitírnoslo" dijo.

En una rueda de prensa, Popper dijo que las constituciones no deberían incluir un reconocimiento de los partidos, y puso en duda que los parlamentos reflejen todas las opiniones de los ciudadanos. Partidario de la conocida definición de Churchill, de que la democracia es el peor sistema de gobierno, exceptuados los demás, Popper habló de la necesidad de enseñar a los niños que la democracia no es el gobierno del pueblo por el pueblo, sino un sistema por el cual el pueblo puede echar a su gobierno: En lo esencial, "un método para evitar la tiranía o el despotismo". Para Popper, lo que sobre todo hay que evitar son Ios déspotas de bolsillo, los burócratas".La literatura moderna es para el filósofo austriaco el resultado de una ideologia casi universalmente aceptada, pero "Idiota". Dijo igualmente que la ideología del arte moderno se confunde con el progresismo cuando, en realidad, "un buen artista debe ser un buen artesano

Por su parte, el escritor peruano Mario Vargas Llosa dijo en la conferencia sobre Democracia y conocimiento, dentro del seminario que la UIMP dedica al pensamiento y la obra de Karl Popper, que "nunca en la historia de la humanidad la libertad ha echado raíces tan profundas". En opinión de Vargas, ningún pensamiento contemporáneo ha hecho de la libertad una cuestión tan absolutamente central cual es el caso de la filosofía de Popper.

Todos responsables

Para el fracasado aspirante a la presidencia peruana, lo importante no es tanto elegir un gran gobernante que resuelva todos los problemas, sino el diseño de un sistema que impida a quienes gobiernan causar demasiados estropicios. "La responsabilidad de sacar adelante un país no puede recaer en un hombre ni en un gobierno, sino en la sociedad entera"Después de la intervención del escritor, Karl Popper, que a sus 89 años había tomado incesantemente notas, negó que él hubiera sido un defensor de la distribución de la riqueza. "Se trata", puntualizó, "de un concepto muy interesante y a la vez peligroso. Distribución de la riqueza significa tomar la que poseen algunos para repartirla entre los demás, y eso constituye un poder que los burócratas no deberían tener en sus manos". En su opinión, las sociedades occidentales son hoy lo suficientemente ricas como para ocuparse de que la gente no se muera de hambre ni sufra innecesariamente. Por otra parte, acusó a la economía de haber abandonado el principio del empleo total. Popper se reveló partidario de eliminar el impuesto sobre la renta y recurrir a la imposición indirecta. "Somos lo suficientemente ricos para permitirnos ese lujo. El individuo no consideraría al Estado su enemigo personal y el punto de fricción entre ambos desaparecería". Evocando la lectura de La sociedad abierta y sus enemigos, de Popper, Vargas Llosa recordó las derrotas que la libertad ha sufrido a lo largo de la historia.. "Uno de los aspectos acaso más desmoralizadores es descubrir cómo la inteligencia, la alta cultura y la imaginación creativa no garantizan en modo alguno el amor a la libertad ni la solidaridad con la opción democrática, sino que muchas veces ocurre lo contrario".

"Gracias a la internacionalización de la vida, los mercados, las empresas, las ideas y la técnica", subrayó Vargas, "todos los países, aun los más pequeños, que tienen geografias endemoniadas y carecen de recursos, pueden hoy, si lo desean y están dispuestos a actuar en consecuencia, alcanzar la prosperidad. Hay ejemplos contundentes de cómo hoy las naciones, como los individuos, pueden elegir entre la libertad y la prosperidad. Pero esa libertad y esa prosperidad, si no se defienden, pueden desplomarse y desaparecer".

El desplome de las utopías en el mundo, y especialmente en América Latina, no se debe a los intelectuales, precisó Vargas, sino al hombre común, que ha descubierto que la democracia es capaz de amortiguar la violencia y defender los derechos humanos.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS