Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONSUMO

Intervenidos 8.000 kilos de carne en Barcelona por posible tráfico ilegal

La Guardia Civil de Barcelona investiga las vías de comercialización que utilizaba el industrial catalán José María Oriol Casals para la venta de carnes de vacuno -procedentes de animales muertos o enfermos de Santander- no aptas para el consumo humano. Oriol vendía la mercancía en Cataluña y en otras comunidades autónomas. Los investigadores han intervenido una partida de 8.000 kilos de carne, repartidos entre una empresa de Mercabarna y otra del puerto de Barcelona, aunque desconocen el paradero de 1.500 kilos de la misma.

Oriol, de 34 años, fue detenido el martes pasado por la Guardia Civil, tras constatar que se dedicaba a la comercialización de carne de vacuno en condiciones no aptas para el consumo humano. Oriol prestó declaración ante el juez, José Luis Calama Teixeira, titular del juzgado número 7 de Barcelona y fue puesto en libertad poco después. El industrial poseía antecedentes penales por el mismo delito al haberle sido clausurado un matadero ilegal en Vic (Barcelona), en diciembre de 1988.Las pesquisas se iniciaron el pasado 29 de abril, cuando la Guardia Civil de Maliaño (Santander) intervino la carga de 20.000 kilos de carne de vacuno y equino que transportaba un camión. El conductor alegó que la mercancía carecía de guía de sanidad al ser su destino el Zoo de Madrid, si bien después de comprobó que estaba consignada a nombre de Oriol Casals. La Guardia Civil de Barcelona, tras ser alertada por la de Santander, registró el domicilio del Oriol y examinó la documentación hallada en el mismo. El industrial declaró ante el juez, que se ha inhibido en favor de su colega de Santander, al iniciarse allí la investigación. En la declaración de éste en el juzgado de Barcelona, señaló que la carga estaba destinada a una empresa de Vic, aunque posteriormente admitió que parte de ella debía de ser entregada en la firma Interfrisa, con instalaciones en el puerto de Barcelona. La Guardia Civil prosigue las investigaciones sobre unas facturas de la firma Interfrisa.

Las pesquisas se dirigen principalmente a localizar los puntos de venta en donde era comercializada la carne desde Cataluña. Una carga de 9.520 kilos de carne congelada fue repartida el pasado 27 de febrero entre Frigulsa, instalada en Mercabarna, y en Interfrisa. En la primera de ellas se han intervenido 7.683 kilos, mientras en la segunda 333 kilos, por lo que faltan 1500 kilos que han sido comercializados. Mercabarna emitió ayer un comunicado en el que la empresa Frigulsa asegura que inmovilizó la partida, a instancias del interventor sanitario de la misma, al no aportar el proveedor, o sea, Oriol Costa, la documentación necesaria.

Cantabria

A medida que avanza la investigación en Cataluña el juez titular del Juzgado número 5 de Santander, Jesús Delgado, que lleva el caso, y la Guardia Civil, consideran que podrían haberse desviado para el consumo humano algunas partidas de carne procedentes de reses muertas en Cantabria y comercializadas por el Centro de Adiestramiento de Perros de Maliaflo (Cantabria), informa Jesús Delgado.El juez Jesús Delgado declaró ayer a este periódico que se disponía a ratificar la decisión tomada en la tarde anterior por un colega de guardia, quien decretó el ingreso en prisión de Pedro Luis Gutiérrez Rebolledo, dueño de la escuela de adiestramiento de perros, acusado de un delito contra la salud pública.

"En principio", dice el juez, parecen advertirse indicios de criminalidad, pero la investigación no ha hecho más que ponerse en marcha y aún es pronto para intuir la magnitud que pueda alcanzar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de mayo de 1990