Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una gran coalición gobernará en la RDA dentro de dos semanas

Democristianos (CDU) y socialdemócratas (SPD) llegaron ayer a un principio de acuerdo en Berlín Oriental para formar, en el plazo aproximado de dos semanas, un Gobierno de gran coalición en la República Democrática Alemana (RDA). Las condiciones planteadas para ello por el SPD (el reconocimiento de la línea formada por los ríos Oder y Neisse como frontera occidental polaca, la negativa a que fuerzas de la OTAN se instalen en territorio de la RDA y la salvaguarda de los beneficios sociales de que disponen actualmente los alemanes orientales) fueron aceptadas por los conservadores.

MÁS INFORMACIÓN

Las delegaciones de los dos partidos se encontraron en la sede de la CDU en la vieja capital del Reich, y estaban presididas por Lothar de Maiziere, el líder conservador que opta al puesto de ministro presidente, y por el secretario general del SPD, Markus Meckel, en sustitución del presidente del partido, Ibrahim Boehme, que ha decidido apartarse de su cargo hasta que se aclaren las acusacienes de colaboracionismo con la antigua policía política vertidas contra él. Precisamente ayer, se concentraron en Berlín unas 10.000 personas para pedir una investigación de los diputados acusados de colaboracionistas con la policía política. Los manifestantes llevaba una pancarta en la que se leía: "No queremos un grupo parlamentario de la Stasi".Ambos políticos coincidieron en que la formación del primer Gobierno democrático en la RDA podría tener lugar den tro de dos semanas, y firmaron un documento en el que indicaban que habían llegado "a un consenso en las prioridades so bre la unificación alemana, que será negociada con la Repúbli ca Federal de Alemania una vez que el Gobierno democrático asuma sus funciones".

Los socialdemócratas, claramente derrotados el pasado día 18 en unas elecciones en las que partían como favoritos, parecen dispuestos a asumir un papel en el proceso de unificación y, tras las conversaciones de ayer, sus discrepancias con la CDU se limitan a la aplicación de la vía rápida del artículo 23 de la ley Fundamental de la RFA, o, por el contrario, redactar una nueva Constitución para la Alemania unificada. Pese a que el SPD ha renunciado a su exigencia de excluir del Gobierno al socio más conservador de la CDU en la Alianza por Alemania, la Unión Social Alemana (DSU) -que dispone de 25 diputados en el Parlamento-, dicho partido, liderado por el pastor Hans-Wilhem Ebeling, ha reaccionado exigiendo para sí la presidencia del Estado o de la Cámara del Pueblo, además de cinco carteras, y negándose a que se entregue a los socialdemócratas el Ministerio del Interior.

Por otra parte, la Alianza Liberal, que obtuvo 21 escaños en las elecciones y que ya ha mostrado su disposición para entrar en el Gobierno, vio ayer cómo aumentaba su número de representantes en el Parlamento al absorber al Partido Democrático Nacional (NDPD), uno de los grupos políticos satelizados por el viejo partido comunista, que obtuvo dos diputados el pasado día 18.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de marzo de 1990

Más información

  • Socialdemócratas y conservadores alcanzaron ayer un principio de acuerdo