UNA NUEVA EUROPA

El Parlamento de Lituania ordena fijar las fronteras nacionales con la URSS

RODRIGO FERNÁNDEZ. El Parlamento de Lituania, presidido por Vytaustas Landsbergis, ordenó ayer al Gobierno de esta república báltica iniciar los preparativos para fijar las fronteras con la Unión Soviética. La decisión es una nueva muestra de la firmeza de los independentistas, pese al duro comunicado emitido en la noche del lunes por el jefe del Gobierno soviético, Nikolai Rizbkov, con el objetivo de proteger los bienes de la URSS en Lituania.

Más información
Bonn acelera la unión monetaria con la RDA
Lafontaine hará campaña por la innovación social y ecológica
González pide a Kohl ahondar en la unidad europea
Los cambios en el Este impulsan una próxima disolución del Cocom
Democristianos liberales negocian una coalición en Berlín

La decisión del Parlamento lituano marca claramente la voluntad de los dirigentes de la república por seguir adelante con sus objetivos independentistas. Landsbergis, por su parte, intentó minimizar la resolución soviética del lunes. "Algunas afirmaciones del comunicado corresponden a nuestros propios puntos de vista", declaró, haciendo hincapié en que ambas partes desean "mantener relaciones de intercambio".La agencia oficial de noticias Tass informó que Gorbachov se reunió ayer con los dirigentes máximos de Letonia, otra de las repúblicas bálticas. Las conversaciones se centraron en "cuestiones relacionadas con el desarrollo de la federación soviética y los principios del nuevo tratado de la Unión".

En Estonia, la tercera república del Báltico, el diario oficial Paevaleht informaba ayer de la reunión de cuatro horas que los dirigentes de la república de Estonia habían mantenido la víspera con el líder soviético, Mijaíl Gorbachov. El presidente de la URSS, según el periódico, advirtió a Estonia que "el camino elegido por Lituania conduce a un callejón sin salida".

"Gorbachov dijo que en el caso de un divorcio no importa si el contrato matrimonial fue legal o no", refiriéndose seguramente a la forma en que Estonia ingresó en la URSS [en 1940], informa Paevaleht. "De todas maneras los bienes deben ser divididos", sentenció Gorbachov, según el diario.

Sumándose al juego de presiones, el ministro de Exteriores soviético, Edvard Shevardnadze, reiteró, ayer en Namibia que la URSS no usaría la fuerza contra las repúblicas bálticas.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Por su parte, Landsdbergis insiste en la legalidad de las decisiones tomadas por el Parlamento lituano. La propiedad lituana de la industria que se encuentra en territorio de la república "es incuestionable de acuerdo con el derecho internacional, y esto es algo que no puede ser modificado unilateralmente por la Unión Soviética", declaró Landsvergis.

"Es mejor que el KGB y las tropas del Interior custodien las centrales atómicas. No veo nada malo en ello. Así se evitará que haya incidentes", declaró ayer ante el Parlamento lituano su presidente.

El presidente del Parlamento lituano ha aceptado finalmente la posibilidad de realizar un plebiscito para definir si la mayoría de la población está porque la república salga de la URSS, pero "no mientras continúe el régimen de ocupación y la presencia de las tropas soviéticas".

En Estonia los independentistas ganaron la mayoría de los escaños en las elecciones parlamentarlas del pasado domingo. Sin embargo, según un asesor de Mikk Titma, secretario de Ideología del Partido Comunista Estonio, es improbable que el nuevo Parlamento declare inmediatamente la independencia, prefiriendo abrir antes de ello negociaciones con Moscú.

En la vecina Letonia, en cambio, los diputados independentistas, si obtienen los dos tercios necesarios, desean seguir el camino lituano y declarar la independencia, según el Frente Popular letón. Los candidatos del Frente, que aglutina a diferentes tendencias políticas partidarias de la independencia, ya han obtenido 126 escaños de los 134 que necesitan para los dos tercios.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS