Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hungría abre las puertas al éxodo de alemanes orientales hacia la RFA

Hungría anunció ayer que los ciudadanos de la República Democrática Alemana (RDA) que esperaban en los campos de refugiados su marcha a la República Federal de Alemania (RFA) podrán hacerlo a partir de las cero horas de hoy. El ministro de Asuntos Exteriores húngaro, Gyula Horn, anunció que su país había "suspendido provisionalmente" el acuerdo con la RDA de 1969 "que nos obligaba a devolver a los ciudadanos de este país". La RDA respondió con dureza a la decisión, que calificó de "ilegal" y de "una violación de los tratados y acuerdos internacionales".

MÁS INFORMACIÓN

A las seis de la tarde, la agencia de noticias húngara MTI anunciaba que "todos los ciudadanos de la RDA podrán salir, a condición de que los acoja el país de su elección". En los campos de refugiados de Hungría, donde unos 6.000 ciudadanos de la RDA aguardaban desde finales de agosto, la noticia fue recibida con una explosión de alegría. Horas después, exactamente un minuto más tarde de la media noche, centenares de coches cruzaban [a frontera entre Hungría y Austria en una caravana interminable al tiempo que tocaban las bocinas, sacaban pañuelos y gritaban, mientras eran aplaudidos por medio millar de personas en tre periodistas y curiosos, informa Vivianne Schnitzer. Según la nota oficial húngara las conversacíones entre Budapest y Berlín Este para alcanzar una sclución conjunta "no ha bían Hevado a ningún resultado". El canciller federal, Helmut Kohl, no podía tener un mejor regalo para comenzar el 37º congreso de su partido, la Unión Cristiana Democrática (CDU), en Bremen. Fue, sin embargo, el auténtico artífice de la operación, su ministro de Asuntos Exteriores, Hans Dietrich Genscher, quien, actuando como canciller en funciones, habló por televisión para transmitir la noticia a los ciudadanos de la RFA Genscher agradeció a Hungria esta "suspensión provisional" del acuerdo de 1969 y se mostró esperanzado con que el último escollo que queda en esta crisis provocada por la huida masiva de alemanes orientales a la RFA, los cerca de 400 que siguen encerrados en la Embajada de Bonn en Praga, tenga pronta solución. Todo parece indicar que las presiones de la cúpula dirigente de Berlín Este sobre los reformistas húngaros han fracasado. Según la nota de la agencia húngara MTI, "la situación en la frontera se había vuelto insoportable". En una reacción inusualmente rápida, la agencia de prensa de la RDA calificó la decisión húngara de "intromisión en los asuntos internos". La agencia lamentó que Hungría se haya prestado a esta "trata de hombres bajo el pretexto de consideraciones humanitarias", informa France Presse. Pasa a la página 3

Kohl pide 'perestroika' a la RDA para frenar el éxodo

Viene de la primera páginaEn el brindis con el que dio por inaugurado el congreso de la CDU, Kohl agradeció el gesto adoptado por las autoridades húngaras y lanzó una llamada a las autoridades de la RDA para que de una vez apliquen la perestroika. "No es nuestra intención", dijo, "que todos los ciudadanos de la RDA vengan aquí, sino que puedan disfrutar de las libertades en su propio país".

Si todo sale como estaba previsto y las atendidas tomadas por las autoridades de la RFA funcionan, se espera la llegada del primer contingente de refugiados a primera hora de hoy a los centros de acogida instalados en Passau y otras localidades de la frontera de 13aviera con Austria.

Cuando había pasado poco más de un minuto de las cero horas de esta madrugada se abrieron las vallas que separan la frontera de Hungría con Austria en el paso elle Klingenbach, uno de los ocho que estuvieron en movimiento desde primeras horas de la madrugada.

El trámite de entrada fue poco riguroso y en muchos casos bastó sólo con mostrar un documento de viaje por la ventanilla del automóvil para seguir directamente a la República Federal Alemana (RFA). A la llegada les fueron repartidos por la Cruz Roja mapas con las rutas de viaje para llegar a la RFA, café, leche para los niños y 7.000 pesetas para gasolina. Se esperaba que durante toda la noche siga el flujo de vehículos procedentes de Hungría y que había esperado desde la tarde de ayer la hora cero para el tramo final de su viaje a la RFA.

Autobuses y trenes

Alas 10 horas de hoy comenzará la salida de ciudadanos germanorientales desde Hungría en autobuses y trenes que se dirigirán directamente a Passau en Alemania Federal, según informa la Cruz Roja.

Las autoridades austriacas anunciaron que abrirán especialmente tres puestos fronterizos para los refugiados y que éstos podrán entrar al país sin visado gracias a una autorización excepcional del ministro del Interior.

Representantes de los principales clubes de automovilistas austríacos anunciaron ayer que permanecerán en estado de alerta desde la madrugada de hoy para ayudar con mapas e indicaciones a los refugiados que pasen en sus propios coches.

El número total de refugiados que pueden llegar en las próximas horas a la RFA sigue siendo un misterio, probablemente porque nadie lo sabe. El ministro de Asuntos Exteriores húngaro, Gyula Horn, admitió ayer en la televisión magiar que la cifra de 6.000 era "hasta cierto punto correcta", pero añadió que "todavía sigue llegando gente que quiere salir". Más tarde dijo que al menos 60.000 alemanes orientales se encuentran en Hungría en calidad de turistas, muchos de los cuales intentarán también alcanzar la RFA.

Falta saber cuáles van a ser ahora las futuras relaciones de Hungría con sus aliados del Pacto de Varsovia, y si esta crisis habrá supuesto el inicio de su ruptura con los países que mantienen la ortodoxia comunista en el Este de Europa. En un intento por limitar los efectos de su decisión, Hungría anunció que no admitirá como documento de los refugiados el pasaporte federal otorgado por la embajada de la RFA, dado que "ello supondría un grave daño para el prestigio político de la RDA", según Horn.

Las autoridades húngaras no han especificado por cuanto tiempo mantendrán las fronteras abiertas. Tal vez porque podrían permanecer así indefinidamente. En este caso, la cifra total desbordaría con toda probabilidad las previsiones. Desde que comenzó el verano, al menos 7.000 alemanes orientales han pasado ilegalmente la frontera entre Hungría y Austria para dirigirse después a la RFA.

Hungría ha mantenido múltiples contactos con las autoridades de la RDA para alcanzar un acuerdo de suspensión temporal del acuerdo bilateral de 1969 que permitiera superar la crisis, pero los contactos fueron inútiles.

La crisis actual comenzó el 2 de mayo pasado con el levantamiento del vallado en la frontera entre Hungría y Austria, tras lo cual decenas de familias de la RDA han cruzado Checoslovaquia para alcanzar la RFA a través de la frontera austrohúngara.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de septiembre de 1989

Más información