El Ejército argentino pide participar en la solución de los conflictos internos

El Ejército de Tierra argentino cerró el jueves por la tarde, con un fervoroso y marcial acto, el círculo de su propia versión de la historia y pidió abiertamente la participación de los militares en la solución de los conflictos internos del país.En la plaza de Armas del derruido regimiento de infantería de La Tablada, ubicado en el gran Buenos Aires, que fue atacado por un comando terrorista suicida el pasado 23 de enero, se recordó un nuevo aniversario del operativo Independencia, iniciado 14 años antes, el 9 de febrero de 1975, en los montes de la provincia de Tucumán, unos 1.400 kilómetros al norte del país.

El general Francisco Gassino, jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra, resumió en su previsible discurso la voluntad de morir en la defensa de la patria, combatiendo contra toda amenaza. Además, Gassino no desaprovechó la oportunidad de reclamar ante los representantes del Gobierno y de los partidos políticos "el apoyo jurídico necesario para esa lucha". La embestida militar aspira ahora a conseguir que se legitime la participación de las fuerzas armadas en los conflictos internos y se les autorice a desarrollar tareas de inteligencia dentro de esa "hipótesis de conflicto".

La preparación del acto no descuidó las formas. Estaban allí, ante las ruinas de lo que era el casino de oficiales, los abanderados de todos los cuerpos del Ejército y la policía que participaron en el combate del lunes 23 de enero. Las puertas del regimiento se abrieron a los periodistas, y los vecinos fueron invitados especialmente a participar en la ceremonia, que se inició con la evocación de los "muertos y caídos por la patria". En el palco oficial se codeaban con funcionarios y líderes políticos los dirigentes de organizaciones de ultraderecha y ex miembros de la dictadura militar.

El teniente coronel Jorge Luis Zamudio, convaleciente de las heridas que le produjo la batalla, declaró que había estado pensando mucho sobre el asalto al regimiento. "Fue positivo para nosotros", dijo, "porque significó un nuevo triunfo sobre la subversión y porque la opinión pública cambió". En el transcurso de los 20 minutos que duró su discurso, el general Gassino aludió 13 veces a la necesidad del "consenso social y a la unidad de civiles y militares para que las fuerzas armadas cumplan cabalmente con sus funciones".

Reivindicaciones

También el jueves, y con la misma excusa -la de recordar un nuevo aniversario del operativo Independencia, cuando el Gobierno constitucional que presidía la viuda de Perón ordenó al Ejército de Tierra combatir a la guerrilla en la provincia de Tucumán-, el Centro de Oficiales de las Fuerzas Armadas exigió "la inmediata reivindicación histórica, la anulación de los juicios que involucran a militares, la remoción del ámbito oficial de toda persona que haya tenido vinculaciones con elementos marxistas y cambios en la política exterior".El Gobierno y los partidos, enfrentados por la campaña electoral, se acusan mutuamente y no han logrado articular una respuesta común en defensa de los espacios de libertad y de justicia conquistados durante estos cinco años. La reacción militar, acompañada por gran parte de la prensa y la derecha civil, pretende imponer una reivindicación que borre de la memoria colectiva el horror de la represión durante la dictadura y las gravísimas consecuencias políticas y económicas que padece el país.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción