EDUCACIÓN

Propuesta de retirada de la subvención al colegio María Goretti

El colegio religioso María Goretti, de Durango, que expulsó a un niño con anticuerpos del SIDA cuya madre había fallecido a consecuencia de la enfermedad, perderá la subvención que por concierto educativo recibía del Gobierno vasco si su Departamento de Educación se pronuncia en el mismo sentido que el expediente disciplinario incoado. El resultado de este expediente, en el que se opta por la sanción, será comunicado la próxima semana al centro.

El colegio, en el que estudian 425 niños, recibió este curso un total de 7,9 millones de pesetas para preescolar (en régimen de concierto pleno) y 22,4 millones de pesetas para Educación General Básico (en este caso, el concierto era parcial).

Israel Pagalday, de tres años de edad, fue expulsado del centro, regidos por las hermanas Pasionistas, en enero pasado. A partir de entonces, la Administración vasca (tanto la monocolor del PNV como la nacida del pacto entre nacionalistas y socialistas) y la dirección del colegio, apoyada por personal laboral y padres, han mantenido un largo contencioso sobre el futuro del niño. Mientras que el Gobierno de Vitoria mantiene que no hay riesgo de contagio y que Israel debe ser readmitido, el María Goretti opina lo contrario y sostiene su decisión inicial de expulsar al niño.

Falta de acuerdo

El expediente se inició después de que una comisión de conciliación entre las partes no llegara a un acuerdo. Tras la tramitación legal, ya finalizada, el instructor ha elaborado una propuesta de resolución que opta por sancionar al centro con la retirada de la subvención desde el próximo curso, si no se readmite al niño. A partir del momento en el que el María Goretti conozca la propuesta de resolución, comenzará a correr el plazo de 15 días en el que podrá presentar un recurso. Posteriormente, el titular del departamento, dictará la solución definitiva.Paralelamente a la sanción administrativa, que no lograría la readmisión de Israel, podría plantearse, informaron fuentes fidedignas, el recurrir a la justicia para que el niño se reintegre a las clases. La sanción administrativa recaería antes de una posible sentencia, obligando al centro a readmitir al niño.

El departamento de Educación está estudiando la posibilidd de personarse como parte coadyuvante en el proceso o bien proponer a la corporación municipal de Durango que lo haga.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS