Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El epidemiólogo Richard Doll confirma que la ingestión de aceite adulterado causó el síndrome tóxico

El prestigioso epidemiólogo británico sir Richard Doll ha enviado un informe al tribunal del juicio de la colza en el que concluye que el aceite adulterado fue el causante del síndrome tóxico. El informe, remitido por valija diplomática, fue recibido ayer en la Casa de Campo, donde se celebra la vista, y el tribunal ha ordenado que se una a las actuaciones. Doll, que intervendrá en el juicio el próximo lunes, día 6, en calidad de perito a propuesta de varias acusaciones y defensas, es catedrático de la universidad de Oxford, experto en epidemiología del cáncer, descubridor de la relación entre el consumo de tabaco y el cáncer de pulmón, y fue propuesto para el Premio Nobel de Medicina.

Doll, de 74 años, fue escogido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como perito neutral, debido a su autoridad a nivel mundial, para elaborar un estudio dirimente, debido a diversas reticencias expuestas por algunos médicos que acusaban de parcialidad a la comisión de expertos de la OMS que estudió el síndrome tóxico. Doll emitió un primer informe en octubre de 1985 en el que expresaba algunas dudas o lagunas sobre la relación entre el consumo de aceite y la enfermedad, aunque consideraba que era la hipótesis más probable.En el documento elaborado en junio de este año como colofón al informe anterior, y al que ha tenido acceso este periódico, Doll precisa: "En mi informe [de octubre de 1985] concluí que la evidencia epidemiológica llevaba de forma natural a la conclusión de que el consumo de aceite que era vendido como aceite de oliva pero procedía, de hecho, de otras fuentes era responsable de la enfermedad, y que la evidencia contra la causalidad no era concluyente. Añadí, sin embargo, que había demasiadas lagunas en la evidencia de la causalidad como para permitir llegar a la conclusión de que el aceite era la causa indubitada".

"La nueva evidencia", agrega Doll, "ha llenado alguna de estas lagunas. Primero, ha proporcionado pruebas de que el número de casos excepcionales de fuera del área afectada es extremadamente pequeño, y que en una alta proporción de los pocos casos que se dieron existió o puede presumirse que existió una exposición especial al aceite adulterado. En segundo lugar, ha proporcionado evidencia objetiva de una relación dosis-respuesta entre el riesgo de desarrollar la enfermedad y la concentración de determinados productos químicos (anilidas) que no se encuentran en ningún aceite natural. Además, el aumento en el riesgo, al aumentar las concentraciones de anilidas en el aceite, es tan grande que es extremadamente improbable que sea un factor de confusión debido a la asociación con algún factor extrínseco al aceite. Con el añadido de esta nueva evidencia, concluyo que el aceite adulterado fue la causa del síndrome tóxico"

Evidencias

El profesor Doll ha incorporado a su informe de 1985 cuatro nuevos estudios presentados por diversos científicos al grupo de expertos del comité de seguimiento creado por la OMS y que se reunió en Madrid el 27 y 28 de enero de 1987. Estos informes son una revisión del estudio del caso control de Orcasur (en la zona sur de Madrid) un estudio de los casos que se dieron después de la epidemia, otro estudio sobre casos periféricos y un cuarto informe sobre las características de los aceites relacionados con el síndrome. Doll noconsidera determinantes las evidencias aportadas en los dos primeros informes.

Respecto al estudio de los casos periféricos, Doll afirma que los resultados obtenidos arrojan luz sobre la cuestión y que respaldan la hipótesis de que la enfermedad era debida al consumo de ciertos aceites espécíficos. Este informe incluye 268 casos que cumplían ciertos criterios de diagnóstico. De ellos se han revisado y clasificado 241. En el 95,6% de los casos revisados adecuadamente se ha encontrado que se habían producido en personas que habían comido en el área de la epidemia o que no cumplían los criterios necesarios para un díagnóstico positivo. En el 4,4%. restante (10 casos) también ha sido posible demostrar una relación con el consumo de aceite sospechoso, al menos en ocho de ellos.

Análisis de aceites

El cuarto informe, relativo a las características químicas del aceite, de muestras almacenadas en Alcorcón y Leganés, confirma, según Doll, la existencia de una asociación general entre el aceite adulterado para consumo humano y el desarrollo de la enfermedad, y lo demuestra de una manera objetiva que no puede verse deformada por el conocimiento de la presencia de la enfermedad. También refaerza la evidencia epidemiológica al proporcionar pruebas claras de una relación dosis-respuesta, inexistente en los estudios anteriores de casos control.

Sobre esta última investigación, el Centro de Control de Enfermedades de Atlanta (EE UU) analizó 93 muestras de aceite (29 procedentes de fainilias afectadas y 64 procedentes de familias no afectadas). Estas muestras fueron analizadas por el procedimiento de ciego (sin conocer su origen).

Los aceites de familias afectadas contenían, a diferencia de los otros, anilina y tres anilidas de ácidos grasos, siendo especialmente significativa la cantidad de la anifida del ácido oleico. Los análisis demostraron que el riesgo de contraer la enfermedad aumentaba unas 20 veces cuando la muestra contenía más de 600 microgramos de anilida de ácido oleico por gramo de aceite.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de julio de 1987

Más información

  • El informe fue recibido ayer por el tribunal