Los primeros análisis revelan indicios de SIDA en cinco donaciones de sangre del hospital de Bellvitge

Los primeros análisis para detectar anticuerpos del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) practicados en 6.000 muestras de sangre del banco de donantes de la residencia de Bellvitge revelan indicios de la enfermedad en cinco de las donaciones efectuadas durante los cuatro meses en que se incumplió la normativa sobre el SIDA. Concretamente, cinco de las muestras que se conservan han dado positivo en la primera prueba ELISA, aunque la seguridad de que existan, anticuerpos del SIDA en estas donaciones debe ser confirmada en dos análisis más. Varios cargos del hospital fueron ayer citados a declarar ante la policía para determinar si existen conductas susceptibles de responsabilidad penal en el incumplimiento de la orden de la Generalitat que obligaba a realizar la prueba de anticuerpos del SIDA en todas las donaciones.

La citación fue cursada ayer al Instituto Catalán de la Salud y en ella se requiere la presencia de varios cargos de la residencia de la Seguridad Social de Bellvitge, entre ellos el director gerente, Fortunato Frías, y el dimitido director médico, Josep Maria Capdevila, ante el Grupo de Homicidios de la Brigada Regional del Cuerpo Superior de Policía de Barcelona. La citación ha sido cursada, según fuentes próximas a la investigación judicial, con el fin de aclarar si existe un comportamiento doloso del que pudiera derivarse el contagio de la enfermedad a algún paciente.Técnicos de tres hospitales de la Seguridad Social (Bellvitge, Valle de Hebrón y Can Ruti) terminaron ayer por la tarde, tras un ingente trabajo, el primer análisis de todas las donaciones de sangre de las que se dispone de muestras, unas 6.000 de las 6.226 efectuadas desde el pasado 11 de noviembre, fecha en que entró en vigor la normativa de la Generalitat.

Los cinco resultados positivos deben ser confirmados en dos análisis más, dado que la positividad del primero ha sido débil. Las cinco muestras serán sometidas, mañana a un nuevo test ELISA y, en caso de que vuelva a salir positivo, a un tercer análisis Western-Blot, ya definitivamente confirmatorio.

Una vez que se hayan determinado sin lugar a dudas las muestras que presentan anticuerpos del SIDA, los responsables de la investigación averiguarán dónde ha ido a parar la sangre de estas donaciones. Caben tres posibilidades: que no se utilizara por haber caducado o por estar todavía en reserva; que se inyectara a algún paciente grave, ahora ya fallecido, o que se hubiera usado para algún enfermo que continúe con vida. En este caso, el paciente en cuestión sería sometido de inmediato a un análisis de sangre para determinar si su organismo presenta anticuerpos del SIDA, lo que no implicaría necesariamente que fuera a contraer la enfermedad, aunque sí estaría expuesto a ella.

Los analistas consideran que con las 6.226 donaciones se habrán realizado transfusiones a unos 1.700 enfermos. Del recuento practicado se desprende que quedarán por analizar unas 200 donaciones, de las que no queda ninguna muestra. Los responsables de la investigación creen que no llegará al centenar el número de enfermos que habrán recibido sangre no controlada, puesto que una transfusión precisa más de una donación. Hay que tener en cuenta, por ejemplo, que los trasplantes hepáticos que se realizan en esta residencia han llegado a precisar hasta 200 bolsas de sangre cada uno.

En cualquier caso, los enfermos a quienes se haya practicado una transfusión de sangre no controlada serán sometidos a un análisis para averiguar si presentan anticuerpos del SIDA.

Nuevo director

El director general del Instituto Catalán de la Salud (ICS), Xavier Trias, nombró ayer por la mañana a Jordi Bardina nuevo director en funciones de la residencia de Bellvitge, en sustitución de Josep Maria Capdevila, que anteayer presentó la dimisión. Bardina, que ejerce desde hace tres años como director de la ciudad sanitaria de Valle de Hebrón, se incorporó ya ayer a sus nuevas funciones, que no implican el cese como director de la ciudad sanitaria.Xavier Trías precisó a EL PAÍS que el nombramiento tiene carácter temporal, hasta que se convoque oficialmente un concurso de méritos para cubrir la plaza de director médico, dentro de unos 20 días.

Ayer por la mañana se celebró una asamblea en el hospital, convocada por el comité de empresa, a la que asistió un millar de trabajadores, de los 2.800 de plantilla. En la asamblea se acordó exigir la dimisión de los cuatro miembros que quedan en el comité de dirección -y en primer lugar la del director gerente, Fortunato Frías- y crear una comisión investigadora para esclarecer las responsabilidades y presentar, si procede, una denuncia por un delito contra la salud.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 03 de marzo de 1987.

Lo más visto en...

Top 50