Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN EL MEDITERRÁNEO

La URSS asegura que honrará sus compromisos con Libia

La reacción soviética ante el conflicto norteamericano-libio proyectaba ayer una sombra de incertidumbre sobre la próxima cumbre entre el presidente Ronald Reagan y el líder soviético, Mijail Gorbachov. Éste ha enviado un mensaje de solidaridad al dirigente libio, Muaminar el Gaddafi, y le ha asegurado que la Unión Soviética honrará sus compromisos para con Libia, según un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de la URSS. Por otra parte, Moscú ha advertido a Estados Unidos contra eventuales obstáculos para la libre circulación de sus buques y aviones en espacios internacionales, en y sobre el mar Mediterráneo, según comunicó otro representante del dicho Ministerio a los embajadores acreditados en Moscú, entre ellos el de España.Medios diplomáticos occidentales opinaban que es muy pronto aún para pronunciarse sobre el destino de la cumbre que Reagan y Gorbachov deben celebrar este año según lo acordado en Ginebra y que el ministro de Asuntos Exteriores de la URSS, Eduardo Sheverdnadze, y el secretario de Estado norteamericano, George Shultz, deberían haber preparado el próximo mayo en un encuentro ahora cancelado por la URSS a resultas del ataque aéreo norteamericano contra Libia. Los medios consultados se hallaban divididos sobre la envergadura del peligro que, según algunos, amenaza al encuentro de los máximos dirigentes de las dos superpotencias.

Mensaje de solidaridad

Gorbachov, que partió ayer con destino a Berlín Este, ha mandado un mensaje de solidaridad a Gaddafi. asegurándole el apoyo y solidaridad de Moscú, según afirmó ayer el portavoz del Ministerio soviético de Exteriores, VIadimir Lomeiko. En el mensaje, Gorbachov -que se dirige a Gaddafi como "querido compañero"- afirma que la URSS "respera estrictamente sus obligaciones con respecto al reforzamiento de las capacidades de defensa de Libia". Preguntado sobre cuáles son esas obligaciones, Lomeiko evadió la respuesta y manifestó que éstas conciernen sólo a los países implicados.El embajador de Estados Unidos en Moscú, Artur Hartmann, fue convocado al Ministerio de Asuntos Exteriores, donde se le informó que la URSS contempla seriamente la situación en relación a Libia. El embajador británico, también llamado, fue tratado como un cómplice de la agresión norteamericana. Otros embajadores, incluidos los de los países de la OTAN y países árabes y ribereños del Mediterráneo, fueron también apresuradamente citados para comunicarles la posición soviética.

La URSS ha hecho saber a EEUU que en el Mediterráneo hay barcos y aviones soviéticos circulando de acuerdo con las normas del derecho internacional, señalaron las fuentes, y ha advertido a Washington para que no ponga ningún obstáculo al libre paso de estos buques y aviones, remitiéndose al mensaje verbal transmitido en el Ministerio de Exteriores a los responsables de las distintas zonas del mundo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de abril de 1986