27º CONGRESO DEL PCUS

Gorbachov critica la 'era Breznev' y promete reformas

El líder soviético Mijail Gorbachov, bosquejó ayer, durante más de cinco horas, las líneas maestras de su política interior e internacional, criticó los fallos de la época de Leónid Breznev y los lastres del sistema, sin mencionar nombres, y puso el énfasis en las tareas del futuro, utilizando por primera vez la palabra reforma en el contexto económico. Gorbachov inauguró así el 27º Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética en el Palacio de Congresos del Kremlin, ante 5.000 delegados del partido y más de 150 delegaciones representantes de 113 países.

Más información

Al concluir la lectura del informe del Comité Central, que había comenzado a las 10.15 horas y se había prolongado hasta las 18.20 horas con tres interrupciones, Gorbachov estaba ligeramente afónico tras una exposición exhaustiva que abarcó desde los problemas de la humanida:d considerada globalmente -la militarización del espacio, las armas nucleares y los recursos ecológicos- hasta el nuevo cojinete con relleno antifraccionario del Ministerio de Industria Automovilística y los organismos planificadores de la URSS.Leonid Breznev fue mencionado solo una vez por Igor Ligachov, el miembro del Politburó responsable de cuestiones ideológicas, quien le citó junto a Yuri Andropov y Constantin Chernenko y el resto de dirigentes fallecidos ente el 26º congreso, celebrado en 1981, y la actualidad. éor todo ellos y también por otros líderes comunistas, como Enrico Berlinguer, se guardó un minuto de silencio.

Tras afirmar que el partido comunista pretende lograr un estado cualitativamente nuevo de la sociedad socialista, Gorbachov se refirió a las "deficiencias en la actividad política y práctica", "las tendencias desfavorables que se observan en la economía y en la esfera social y espiritual". Señaló que las deficiencias en cuestión, "sobre todo de índole subjetiva", habían provocado un rezagamiento en las demandas de nuestro tiempo y de la propia vida.

"La inercia, el anquilosamiento de las formas y los métodos de gestión, la disminución del dinamismo en el trabajo y el aumento del burocratismo" dañaban "la causa", y en la vida de la sociedad comenzaron a aparecer "fenómenos de estancamiento".

La situación "exigía cambios",. dijo Gorbachov, y puntualizó que en los organismos centrales y locales predominaba "una sicología peculiar" consistente en tratar de mejorar las cosas sin "cambiar nada". El líder, que en una ocasión se apartó del papel e improvisó, d¡jo'que era necesario aprender de las enseñanzas del pasado con el fin de que las decisiones para el futuro fueran más "exactas y responsables" y las "acciones concretas", más coherentes y eficaces. Toda esta situa ción no se limitaba a la política interna, sino que también era necesario un cambio en la política exterior, necesitada de una "nueva comprensión" y un "análisis de conjunto de todos sus factores, así como nuevos efoques, procedimientos y formas para las relaciones entre los distintos sistemas sociales, Estados y regiones".

El nivel máximo de concretización en la crítica a los dirigentes se produjo en el caso de Uzbekistán, donde los responsables del desorden en la República tampoco fueron citados por su nombre. Gorbachov dijo que algunos líderes del partido habían sido excluidos de la organización por abuso de autoridad. Se refirió en este contexto a la región de Alma Ata (la capital de Kazajstan) y a la región de Chimkentsk. El líder de Kazajstan, Kunaev, estaba ayer en la mesa presidencial del Politburó, ya que continúa en su puesto como miembro del Politburó del PCUS, pese a las críticas formuladas contra él. Gorbachov, sin embargo, dijo claramente que "no hay ninguna necesidad de purgas" en el partido comunista de la URSS, que definió como un 'organismo sano" capaz de librarse de todos los fenómenos que no tienen cabida en las filas de la organización de acuerdo con las exigencias de¡ nuevo dirigente de la URSS.

Los fallos económicos

Los objetivos del plan quinquenal 1981-1985 no se cumplieron y hubo retrasos en la fabricación de maquinaria, industria petrolera y hullera, electrotécnica, siderurgia y química. Tampoco se cumplieron los objetivos de cara al aumento del nivel de vida de la población. El dirigente soviético dejó claro que la "aceleración" del tirmo de crecimiento económico y el nivel de vida de los soviéticos dependen del trabajo particular de cada uno. En el campo de las modificaciones económicas a emprender, Gorbachov no cerró ninguna puerta manteniendo, sin embargo, las incógnitas sobre algunos de los puntos en discusión actualmente en la URSS, tales como el aumento de precios, los servicios de gestión privada o el aumento del papel del mercado.

El líder dio datos nuevos y prometió a los koljoses y soyJoses (organizaciones agrícolas) que podrán "utilizar a su antojo" todo lo que produzcan por encima del plan. Se pronunció por una "reestrucutración" de los precios de acuerdo con una mayor flexibilidad e incluyendo en su formación el "factor demanda" y a favor de una mayor autonomía empresarial. Apoyó la idea de dar a las empresas el derecho a comercializar por su cuenta los artículos producidos por encima del plan.

Defendiéndose contra posibles críticas de sectores hortodoxos, Gorbachov se manifestó contra las "representaciones estereotipadas" y los "prejuicios" y defendió en algunos casos la "aplicación de normas económicas" en lugar de "indicadores directivos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 25 de febrero de 1986.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50