Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU estudia la posibilidad de boicotear futuras sentencias del Tribunal de La Haya

Funcionarios de la Administración norteamericana manifestaron ayer que la decisión del Tribunal Internacional de Justicia de La Haya (TIJ) de declararse competente para pronunciarse sobre "las acciones de Estados Unidos contra Nicaragua" puede forzar a Washington a considerar el boicoteo de futuras sentencias del alto organismo. EE UU, que estudia acciones para contrarrestar esa decisión, teme que el TIJ le acuse de violar la ley internacional por su apoyo a las acciones militares de los grupos antisandinistas.

El portavoz de la Casa Blanca, Larry Speakes, dijo el lunes: "Estamos decepcionados por la decisión del tribunal. Seguimos creyendo que el tribunal no es el foro adecuado para resolver los conflictos de América Central". Speakes aseguré que "todavía no hemos tomado una decisión" sobre la actitud futura del Gobierno norteamericano respecto al tribunal.El ministro de Asuntos Exteriores de Nicaragua, el sacerdote Miguel D'Escoto, se comprometió el lunes, por su parte, a "honrar y obedecer cualquier decisión" del TIJ e instó al Gobierno de Estados Unidos a hacer otro tanto "para evitar el retomo a la época de la barbarie".

D'Escoto dijo que la decisión del tribunal internacional suponía "un día de triunfo para la causa de la paz" y añadió: "Esperamos que el tribunal determine que las actividades militares y paramilitares del Gobierno de Estados Unidos contra Nicaragua suponen un uso de la fuerza en clara violación de las leyes internacionales".

Por otra parte, el presidente norteamericano, Ronald Reagan, reanudó ayer sus ataques contra el Gobierno sandinista, al que, en una carta entregada al nuevo embajador de Nicaragua en Washington, Carlos Tunnermann, acusó de continuar "amenazando" el progreso de la democracia en Centroamérica.

"Está claro que los arduamente conquistados logros hacia la transición democrática en Centroamérica continúan siendo amenazados por su Gobierno", afirma Reagan en la carta.

La ceremonia de acreditación de nuevos embajadores es tradicionalmente una formalidad en la que el representante diplomático y el jefe del Estado intercambian mensajes. Reagan aprovechó en este caso la oportunidad para reiterar sus acusaciones contra el régimen sandinista, presidido desde ayer formalmente por Daniel Ortega, que tomó posesión oficial del cargo, tras ser elegido el 4 de noviembre. La entrega oficial de los poderes a Ortega coincidió con un nuevo ataque de la guerrilla antisandinista. encabezada por Edén Pastora, quien ayer anuncié la toma del puerto fluvial de Atlanta, en el río Punta Gorda, al sureste de Nicaragua.

La situación en Nicaragua ha sido el tema central de las entrevistas mantenidas en Venezuela por el enviado especial de EE UU para la región, Harry Shlaudeman, quien el lunes manifestó, al término de una reunión con el presidente Jaime Lusinchi que sólo el Grupo de Contadora "puede poner fin, a la carrera de armamentos en Nicaragua".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de noviembre de 1984

Más información

  • Nicaragua aceptará la decisión sobre las acciones antisandinistas de Washington