Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CIA norteamericana desempeña un papel protagonista en la colocación de minas en las aguas nicaragüenses

La Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos juega un papel protagonista en la instalación de minas en los puertos de Nicaragua que, durante los últimos dos meses, han causado daños al menos a ocho navíos, cuatro de ellos extranjeros, según informaciones coincidentes publicadas por los diarios The Wall Street Journal y The Washington Post. Fuentes parlamentarias y de la Administración Reagan han confirmado que contrarrevolucionarios de diversas nacionalidades y agentes de la CIA, con la ayuda de lanchas rápidas, actúan conjuntamente en el minado de las aguas nicaragüenses. Las minas, depositadas en el lecho del mar, hacen explosión en respuesta al sonido emitido por los barcos que se acercan, por lo que no están destinadas a destruir los navíos y bloquear los puertos, sino a provocar que el tráfico se desvíe hacia países vecinos.

Funcionarios norteamericanos citados por The Washington Post confirmaron que se estaban consiguiendo los efectos deseados. La estrategia norteamericana está haciendo mella en la exportación de café y otros productos apilados en los muelles nicaragüenses, y reflejándose en la escasez de petróleo. El minado forma parte, según fuentes gubernamentales, de una nueva estrategia de la CIA, iniciada a finales del pasado año, para reconducir la ofensiva rebelde hacia actos de sabotaje.Esta ofensiva atraviesa esto días uno de sus momentos de mayor auge, según reconoció en la madrugada de ayer el máximo dirigente sandinista. El comandante Daniel Ortega aseguró que su país se enfrenta a "la mayor ofensiva jamás lanzada hasta ahora por el Gobierno de Estados Unidos, ejecutada por unos 8.000 antisandinistas". El coordinador de la Junta de Gobierno de Nicaragua afirmó, según la agencia Efe que las agresiones militares proceden de territorio hondureño y de campamentos que Estados Unidos tiene en Costa Rica. En el programa radiotelevisado De cara al pueblo, Ortega explicó que se combate en los departamentos de Jinotega, Nueva Segovia y Ze laya Norte, fronterizos con Honduras, y en Río San Juan, limítrofe con Costa Rica.

La ofensiva coincide con la presencia en Nicaragua del embajador especial de la Casa Blanca para Centroamérica, Harr Shlaudeman, y el subsecretario de Estado norteamericano para Asuntos Latinoamericanos, Langhorne Motley. Al referirse a esta coincidencia, Ortega recalcó que mientras los enviados de Washington estaban en Managua, el presidente Ronald Reagan "defendía públicamente el derecho d llevar adelante su política terrorista contra Nicaragua". Ortega se refirió, asimismo, agriamente al minado de los principales puertos, especialmente Puerto Corinto y Puerto Sandino, acusando a Estados Unidos de ser los responsables.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de abril de 1984

Más información

  • Daniel Ortega denuncia una ofensiva antisandinista con la participación de 8.000 hombres